El juez Castro acusa a Miquel Roca de faltar a la verdad con la doctrina Botín

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, ha acusado al abogado de la Infanta Cristina, Miquel Roca, de lanzar afirmaciones en relación a la doctrina Botín que “no responden a la verdad con la esperanza de que siempre habrá alguien que la asuma sin comprobarla”. “La técnica es tan antigua como el ser humano”, espeta el juez.

En el auto que ha dictado este viernes para inadmitir a trámite el recurso de la Duquesa de Palma contra la resolución que el pasado mes de diciembre le enviaba al banquillo de los acusados, el magistrado responde con dureza las acusaciones vertidas contra él por Roca, “quien incansablemente ha difundido ante los medios su criterio sobre que la llamada doctrina Botín era de aplicación a su defendida”.

Castro, en el auto por el que este viernes ha inadmitido a trámite el recurso de la Infanta Cristina contra su enjuiciamiento, defiende que no es “misión” de la Administración de Justicia “el calibrar la magnitud de una aflicción que nunca fue su objetivo causar”, en alusión a las quejas expresadas por el abogado Miquel Roca sobre el trato proporcionado a su patrocinada.

En su resolución, de 17 páginas, el magistrado asevera que si ‘de facto’ esa “aflicción” se produce en otros ámbitos “de esa inigualable manera, puede que sea por su proporcionalidad al nivel de ejemplaridad exigible a la persona afectada”.

Del mismo modo, incide en que “no es cometido asignado a jueces y magistrados el imponer por la vía de hecho lo que [Roca] llama ‘pena de banquillo’, pero tampoco evitarla si con ello hacen dejación de sus funciones”, después de que el letrado de la Infanta asociase el proceder de Castro a la imposición de una “perniciosa pena de banquillo”, cuyos “inigualables efectos en el ámbito nacional” el juez “estaba al parecer llamado a prever y no lo hizo”, añade Castro.

El juez, que rebate punto por punto las alegaciones vertidas por Roca en su recurso, alude a la que le atribuye haber incluido de modo “contingente” en su auto de apertura de juicio oral contra la Duquesa “determinados extremos” con los que poder sentarla en el banquillo, respecto a lo cual acusa a Roca de “faltar sustancialmente a la verdad en tanto atribuye a este instructor una mezquina intención”.

“Tampoco responde a un elemental análisis ya que el término ‘contingente’ significaría que el Juzgado se situaba a su capricho entre resolver lo que se le planteaba o pasar de ello”, abunda el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma.

“DECIR QUE ESTE JUEZ SE HA APROVECHADO DE ALGO NO SUENA BIEN”

Es más, subraya que “decir que este proveyente se ha aprovechado de algo no suena bien pues con ello pudiera dar pie a entender que, teniendo otras opciones, ha obtenido aquélla de la que obtener un beneficio o, en el caso que nos ocupa, causar un perjuicio. Aparte de que esa manera de expresarse, se la sitúe donde se quiera, no responde a la verdad”.

El juez Castro recrimina en su auto cómo el recurso de Roca “está jalonado de reiteradas alusiones, más o menos veladas, a la pobreza argumental” de su resolución, conclusión extraída del hecho de que el magistrado recurrió en algunos casos a las citas de lo que al respecto han opinado “no de reconocido, sino de probado prestigio”.

Entre ellos, señala, no sólo un catedrático de Derecho Penal -Enrique Gimbernat- sino también varios magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo cuyo criterio, “aunque no alcanzara la cota de doctrina jurisprudencial -sencillamente porque, aunque avalado por muchos, no lo fue por la mayoría-, no por ello deja de representar opiniones muy autorizadas que no merecen el trato que el recurrente les viene dando”.

REBATE QUE CRITIQUE “QUIEN PARTICIPA EN EXTENSAS DECLARACIONES A LOS MEDIOS”

En esta línea, Castro asevera que la alusión que Roca hace “a las fuentes periodísticas que dice maneja este instructor y que, no por cansina, se tornará en verdad, no deja de sorprender que la haga quien casi cada día participa en extensas declaraciones a los medios, sus escritos son, total o parcialmente, publicados antes de que este Juzgado los provea y aborda en conferencias la presunción de inocencia de su defendida”.

Un aspecto que, “si bien no le hace acreedor a la crítica, sí que la puede merecer cuando extrae la firme conclusión de que en España la presunción de inocencia no existe”, sentencia el magistrado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.