55 Ángeles del Infierno llamados a juicio

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha propuesto juzgar a 55 miembros y colaboradores de los denominados ‘Ángeles del Infierno’ por pertenecer a “una organización criminal” que se dedicaba, entre otras actividades, a la extorsión, la prostitución coactiva y la trata de personas.

   En un auto en el que transforma las diligencias de investigación en procedimiento abreviado, trámite equivalente al procesamiento, el magistrado detalla las actividades desarrolladas por esta organización, que fue desarticulada en julio de 2013 en Palma con la detención de 24 personas.

   La resolución judicial, de 95 páginas, sitúa a la cabeza de la organización al ciudadano alemán Frank Hannebuth, actualmente en prisión, hasta entonces líder del grupo en Hannover y considerado como uno de los principales líderes de los ‘Hells Angels’ en Europa. Éste contaba con la ayuda de Khalil Yousafi, también preso por esta causa, y su hermano Abdelghani. Ambos le ayudaron a desembarcar en Mallorca junto a otro “grupo de adláteres”, según el juez.

   Las conductas descritas en el auto son constitutivas, de forma indiciaria, de los delitos de pertenencia a organización criminal, extorsión, coacciones, amenazas, blanqueo de capitales, prostitución coactiva, trata de personas, estafa, detención ilegal, encubrimiento, tenencia ilícita de armas, cohecho, revelación de secretos, tráfico de influencias, falsedad en documento oficial, delito contra la salud pública y simulación de delito.

“BANDA MOTERA FUERA DE LA LEY”

   Velasco, que da 15 días a la Fiscalía para que formule escrito de acusación o pida el sobreseimiento de la causa, describe los orígenes y el desarrollo de la organización ‘Hells Angels Motors Club’ (HAMC) que, según varios informes de Europol, “se sitúa entre las principales bandas moteras fuera de la ley que operan en el continente”.

   La investigación del Juzgado Central de Instrucción 6 permitió descubrir la implantación de uno de estos grupos (llamados “chapters”) en la isla de Mallorca, en una primera fase desde 2009 hasta que se disolvió en 2011 y conformada principalmente por miembros de la banda llegados de Turquía. En una segunda fase,  desde finales de 2012 hasta que fue desarticulada en 2013, la banda operaba principalmente con miembros procedentes de Alemania.

   Una de las principales actividades delictivas y fuente de financiación de la trama era la prostitución. Según el juez Velasco, los miembros de la banda traían a España a chicas con apariencia de turistas y las obligaban a ejercer de forma coactiva.

PEDÍAN CRÉDITOS ICO

   No obstante, los ‘Ángeles del Infierno’ y sus colaboradores buscaron todo tipo de actividades que pudieran ofrecerles un beneficio económico. De ahí que participaran en operaciones de blanqueo de capitales, de extorsión o estafas mediante la creación de empresas con apariencia legal con las que obtener créditos ICO.   

   También se concertaron con un grupo organizado de individuos que se dedicaban a la introducción de cocaína en Mallorca mediante la utilización de mujeres de origen sudamericano que utilizaban a modo de “correo”. Según el juez, la organización contaba con una elaborada gestión, con un reparto de tareas y múltiples colaboradores, entre los que se encontraban un miembro de la Policía Local de Palma, un agente de la Policía Nacional y un guardia civil.

   El magistrado considera que la investigación ha permitido demostrar una “concertación delictiva entre los diferentes miembros de la organización criminal en la preparación y ejecución de los delitos a los que, con permanencia temporal y cierto reparto de papeles, se dedican”.

   Por su “permanencia temporal” en la banda, los imputados acabaron conociendo la actividades delictivas desarrolladas por la organización, “adaptándose a su plan” y facilitando a los cabecillas, a cambio de dinero, la infraestructura necesaria en la isla de Mallorca para desplazarse desde otras partes de Europa, asentarse y blanquear sus ilícitas ganancias en España. Además, la red de colaboradores les ayudaba a “hacer rentable y exitoso delinquir”.

ONCE MIEMBROS NO LOCALIZADOS

   Una vez practicadas todas las diligencias, el juez finaliza la investigación y dirige la acusación basándose en las declaraciones prestadas por imputados, denunciantes y testigos, en los informes periciales y policiales, algunos de fuerzas de seguridad extranjeras, así como de la prueba documental aportada, entre la que se encuentra la obtenida de las comisiones rogatorias.

   El juez, además, pregunta a la Fiscalía sobre la procedencia de acordar la busca y captura e ingreso en prisión de once de los imputados que no han sido localizados. Sobre siete de ellos existen órdenes europeas de detención.

   En diciembre pasado la Audiencia Nacional subastó siete motocicletas pertenecientes a los presuntos cabecillas de la organización, entre las que se encontraban cinco Harley Davidson –entre ellas una FLHCR Road King tasada en 16.930 euros–, una Yamaha Royal Star y una MV Augusta. Según fuentes jurídicas, las pujas alcanzaron un valor de 28.600 euros.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.