Obispo Salinas : “Sería una corrupción inaceptable olvidarnos de aquellos que han sido víctimas de abusos”

Este fin de semana en las diferentes misas de Mallorca, se leerá una carta del Obispo Salinas en relación a los últimos escándalos de abusos sexuales que han salpicado a la iglesia de Mallorca.

En su homilía el Obispo recuerda que las informaciones que hemos conocido sobre varias denuncias que afectan a sacerdotes de la Diócesis nos llenan de tristeza y preocupación. Son un hechos muy graves que nos afectan a todos como comunidad eclesial y que el Tribunal Eclesiástico de nuestra Diócesis está investigando.

“Por eso os escribo estas letras con objeto de compartir con vosotros aquellos criterios que en este momento pueden ser útiles para situarnos ante estos hechos y también para invitaros a una plegaria más intensa por todos los implicados en estos hechos y por toda nuestra Diócesis, porque todos nosotros somos seguidores y testigos del Cristo, a pesar de las sombras presentes entre nosotros”.

El Obispo afirma que “Ante cualquier abuso a un menor, nosotros tenemos que estar junto al menor que ha sufrido el abuso, y mantener una tolerancia cero con quien ha abusado. Todo abuso destruye la dignidad de los menores, y deja en ellos una herida que es fuente de sufrimiento. Un comportamiento, por desgracia, presente en nuestra sociedad, tal como ponen de relevo los diversos procesos judiciales que conocemos por los medios de comunicación”.

“En la medida que los hechos que hemos conocido durante esta semana pasada pudieran ser probados, no hay duda de que nos encontraríamos ante unos comportamientos que se alejan radicalmente de la misión propia de quien ha sido puesto como pastor que tiene que cuidar a aquellos que se le han confiado. Hay que buscar la verdad, porque sólo la verdad salva”.

“En esta hora difícil todos experimentamos una gran preocupación y rechazo ante comportamientos que destruyen la confianza sobre la cual se edifica nuestra vida como miembros de la Iglesia, y la relación educativa, especialmente con aquellos que están en proceso de crecimiento, los menores, los más sensibles y vulnerables”.

“Los cristianos sabemos que somos pecadores, pero no queremos ser corruptos. Y sería una corrupción inaceptable olvidarnos de aquellos que han sido víctimas de abusos. Necesitamos dejar que la luz que es Cristo ilumine las heridas. Así tendremos el coraje de estar junto a la víctima y, al mismo tiempo, ofrecer ayuda a quien, con su comportamiento, pueda haber cometido un acto injusto y rechazable”.

“Ciertamente, en este momento, y mientras el hechos denunciados no sean probados definitivamente, tenemos que esforzarnos por garantizar el derecho a la presunción de inocencia de aquellos que han sido acusados. Muchos podemos dar fe también de sus calidades, esfuerzos y trayectoria personal”.

“Queridos todos, en esta hora de dolor no tenemos que perder el sentido de nuestro vivir como cristianos. Los males que experimentamos, como nos recuerda el Papa Francesc, “no tendrían que ser excusas para reducir nuestra entrega y nuestro fervor. Mirémoslos como desafíos para crecer. Además, la mirada creyente es capaz de reconocer la luz que siempre aboca el Espíritu Santo en medio de la oscuridad, sin olvidar que ‘allá donde abunda el pecado, sobreabundà la Gràcia’ (Rm 5,20)” (Evangelii Gaudium, 84)”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.