Victoria agridulce de Galiana en la 11ª edición del Oris Rally Clásico de Mallorca

Récord de participación en el rally Oris Clásico de este año -ya en su undécima edición- con una centena de inscritos y con la presencia de los principales especialistas en la prueba mallorquina, entre los que se contaban varios ganadores de anteriores ediciones.

Un año en el que también se ha incrementado la presencia de pilotos baleares, tanto en Competición como en Regularidad, destacando la inscripción de los ganadores de ambas disciplinas del año pasado: Nadal Galiana y Tomeu Castañer.

El rally se componía de catorce pruebas especiales repartidas en tres jornadas -incluyendo una primera nocturna- con el aliciente que supone que once de ellas fueran diferentes entre sí y una de ellas inédita, mostrando la gran variedad de carreteras que ofrece la isla de Mallorca.

En Competición, el Ford Escort Mk2 de Galiana-Fluxá se enfrentaba de nuevo por la victoria absoluta con los potentes Porsche 911 de Eschmann, Oberdorster, An der Heiden y -del también local- “Tacho”. Sin olvidar la presencia de más Ford Escort, Lancia Stratos o Renault 5 Turbo Gr.4.

Un año más se daba protagonismo a la Clase “Pre-70”, que engloba a los coches de competición más clásicos y valiosos. Allí el antiguo vencedor Sheldon (Lotus) se enfrentaba a Porsches, Alfa Romeos y Jaguar E Type de su época. Otra Clase independiente la componían los “Youngtimers” de los años 80 y 90 entre los que figuraban algunos Grupo A y Grupo B, como Ford RS200, Lancia Delta Integrale o BMW M3, así como “Supercars” en exhibición.

En Regularidad Sport -la categoría más numerosa- donde se compite ajustándose a una media de velocidad preestablecida en cada tramo, presencia de los mejores especialistas mallorquines junto a una buena representación de alemanes e ingleses, todos ellos al volante de competitivos Porsche 911 y 914, Volkswagen Golf GTi, AC Cobra, Jaguar E o Lancia Fulvia HF.

Tras una vistosa verificación y protocolaria salida desde el elegante Puerto Portals (sede de la prueba), junto a Palma de Mallorca, el XI Oris Rally Clásico inició el jueves su sección nocturna, con dos tramos muy próximos y selectivos; sobre todo el del Coll de Sa Creu que acababa de ser asfaltado y resultaba especialmente resbaladizo. Galiana inmediatamente situó su Ford en cabeza de la prueba, pero con los Porsche de An der Heiden, Stoschek, Tacho y Eschmann a menos de 50 segundos el que más. Y en Regularidad (donde se anuló el resultado de Sa Creu a causa de problemas de cronometraje) eran los alemanes Backhauss-Koetter (Lancia Fulvia) los líderes provisionales por delante de Wiegel-Kolbe (Jaguar E).

A la mañana siguiente, con seis tramos cronometrados (entre ellos los espectaculares de Sa Calobra y Puig Major por la tarde), se entraba de lleno en la prueba. Durante la fría mañana, An der Heiden ganaba dos tramos por uno de Oberdorster (antes de accidentarse) y otro de Galiana, pero era el español quien mantenía el liderato a la hora de comer por 26 segundos. Dos mejores tiempos absolutos de An der Heiden por la tarde le dejaban con 17 de ventaja al fin de la jornada. Aparte de Oberdorster, “Tacho” también había abandonado por una rotura del cambio y, Eschmann, ya estaba a más de 3 minutos. Sorprendente la posición de Sheldon (primer Pre-70), décimo absoluto con su Lotus Elan de 1965.

En Regularidad, el campeón de 2014, Tomeu Castañer, situaba su Porsche 911 en cabeza nada más comenzar la mañana, seguido por los Golf de Carbonell y Vilchez (también mallorquines), peleando por las décimas de segundo a pesar de las medias elevadas y de lo retorcido de las carreteras. Apenas 16 segundos separaban a los dos primeros al terminar la jornada, de nuevo en Puerto Portals.

Nada decidido, por tanto, y un día más de carrera, con otros seis pruebas cronometradas donde se esperaba la presencia de la lluvia. Galiana no esperaba reeditar el triunfo, sobre todo a causa de los rápido de los tramos de Pollença-Lluc y María de la Salut, que beneficiaban más a la potencia bruta de los Porsche que a su Ford. An der Heiden -que pidió permiso para salir detrás del español, para que los otros Porsche no le estorbasen- le arrebató siete segundos en el primero, pero ya no hubo tiempos en el segundo -Campanet-Pollença- a causa del accidente del R5 Turbo de Iscar-Lumbreras, que obligó a detener la prueba. El piloto fue evacuado con quemaduras graves (aunque no se teme por su vida), pero el copiloto sucumbió al impacto y posterior incendio del vehículo.

A consecuencia de tan trágica noticia, el comité organizador del Oris Rally Clásico decidió -en señal de luto- suspender el resto de las pruebas que quedaban por disputarse y el acto de entrega de premios. El colegio de Comisarios Deportivos congeló la clasificación en el tramo anterior al accidente (el primero de la mañana), de modo que se proclamaron vencedores aquellos que iban en cabeza en ese momento.
Nadal Galiana y Bartomeu Fluxá triunfaron en Competición por un escasísimo margen de 9 segundos sobre el Porsche de An der Heiden y casi 3 minutos y medio por delante del 911 RS de Eschmann. El Lotus de Sheldon fue el ganador en Pre-70 (y décimo absoluto), Clase donde terminaron terceros los españoles Ortega-Salar (Jaguar E).

También el duelo entre Castañer-Fernández y Vilchez-Indart en Regularidad quedó interrumpido, con victoria para los primeros con su Porsche 911 ¡con menos de 100 puntos en total!. En tercera posición, otro equipo mallorquín con Volkswagen Golf: Carbonell-Hernández. Había que llegar hasta el sexto puesto para encontrar al primer extranjero en la general.

Pese al prematuro e inesperado término de la prueba, esta undécima edición del Oris Rally Clásico ofreció una competición deportiva de primer orden, la más importante de automovilismo celebrada en Mallorca y una de las principales de Europa, atrayendo a numerosos equipos continentales, que acudieron con magníficas máquinas históricas entre 1939 y la actualidad.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.