La Policía Nacional detiene a 4 personas por hacer creer que a su hijo le seguía una sombra maligna

La Policía Nacional ha llevado a cabo durante los días 14 y 15 del presente mes la fase operativa de la denominada operación “Karmesite” en el marco de la cual se ha procedido a la detención de 4 personas, (tres mujeres y un hombre) y a la imputación de un quinto socio, todos ellos españoles entre los 40 y 50 años de edad. También se practicaron 2 registros domiciliarios tras los que se intervinieron 3 vehículos, numerosos efectos informáticos y electrónicos y variada documentación.
Dicha operación viene motivada por la denuncia de un matrimonio con el que los ahora detenidos hicieron amistad a través de sus respectivos hijos en el colegio. Una vez fraguada la relación entre ambas parejas y detectadas las debilidades de las víctimas; los delincuentes les manifestaron que tenían poderes de predicción y sanación. Así, les hicieron creer que su hijo estaba siendo perseguido por unas sombras o espíritus malignos, que podían causarle graves enfermedades e incluso la muerte. Para evitar esos males y llegar a sanarse debía ser atendido por una de las detenidas, de la que el resto eran discípulos. Para obtener los remedios curativos, los denunciantes pagaban periódicamente a los detenidos, que no cesaban de amedrentar y asustar al matrimonio denunciante con nuevos males que sufriría su hijo exigiendo el pago de las cantidades requeridas, llegando incluso a anunciar la muerte del menor con una fecha concreta de fallecimiento.

Para hacer frente a los numerosos pagos que hicieron las víctimas a los ahora detenidos, tuvieron que llegar a solicitar cantidades de dinero a familiares, amigos e incluso a empresas crediticias y de financiación contrayendo una importante deuda a la que difícilmente pueden hacer frente llegando a estar totalmente arruinados.
El matrimonio estaba totalmente mediatizado y condicionado por los detenidos a los que debían pedir permiso para llevar al niño al parque, a la playa e incluso salir al balcón de casa por temor a que la sombra maligna que le perseguía le alcanzara y le matara. Dichos requerimientos se hacían verbalmente y a través de la aplicación de telefonía Whatsapp en la que crearon un grupo o chat denominado “los sabios viejos” en el que al parecer también intervenían ángeles que comunicaban a los denunciantes los males de su hijo, los remedios a aplicar (burbujas de protección platino) y el coste de los mismos.

Lo hechos se remontan al año 2.012 y las investigaciones se han desarrollado durante unos 6 meses, tiempo necesario en comprobar los hechos y realizar un minucioso análisis de gran cantidad de recibos, cuentas corrientes y movimientos bancarios.
La suma que las víctimas del engaño abonaron a los delincuentes asciende a 225.000 euros.
No se descarta que puedan aparecer nuevas víctimas de estos estafadores.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.