Recogen más de 69.000 firmas para eliminar las calesas tiradas por caballos en Palma

calesa palma
calesa palma

El número de personas apoyando la petición para sustituir las calesas tiradas por caballos en Palma ya asciende a 69.000. La petición fue iniciada en Change.org por Luis Moreira, un ciudadano de Palma para pedir al ayuntamiento de la ciudad que elimine las calesas tiradas por caballos. En su campaña, Luis expone que “desde hace años se vienen produciendo numerosos incidentes en los cuales las calesas han sido golpeadas por conductores impacientes o descuidados, también han muerto de varios caballos por golpes de calor y por exceso de horas de trabajo”.

En el texto Luis denuncia el trato recibido por los animales afirmando que “los caballos son obligados a realizar trabajos físicos pesados durante todo el día los 365 días del año” y además resalta que este no es un caso aislado: “el año pasado una yegua se desplomó en la Avenida Jaume III y fue golpeada brutalmente por la conductora de la calesa ante la mirada de los turistas y paseantes hecho que fue documentado por varios medios gráficos y televisivos de nuestra ciudad y del extranjero”.

TRASPASO DE FRONTERAS

La petición además está cobrando un carácter internacional y está teniendo una gran repercusión en Alemania. Tanto es así que está traducida al alemán y el revuelo en el país germano ante la situación ha provocado que más del 63% de las firmas procedan de este lugar. “Resulta patético que la humanidad piense que está bien torturar a todo tipo de animales de cualquier forma. Este tipo de noticias me rompen el corazón como amante de los animales. Dejemos vivir a los animales en libertad y permitan que los coches clásicos sirvan para dar una vuelta a los turistas” – escribe Jana R desde Bremen. “Es un trabajo soporífero para los pobres caballos. Hemos estado en palma explorando la ciudad y hemos preferido hacerlo a pie” – explica Marianne Groß desde Alemania.

De los más de 1.103.442 habitantes en Illes Balears, 203.112 son ciudadanos extranjeros según los datos del padrón continuo ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística a 1 de enero de 2014. De ellos, 23.672 proceden de Alemania.

Las “galeras rojas” (como se conoce a estas calesas) son uno de los grandes reclamos turísticos de la ciudad utilizado frecuentemente por los visitantes extranjeros. La petición busca la sustitución de estas calesas mediante la implantación de coches antiguos o vintage, pudiendo conservar los puestos de trabajo de los conductores que actualmente viven de estas calesas y también atender la demanda turística extranjera.

“Esta tortuosa vida es una triste realidad para los caballos utilizados para tirar de los carruajes” – concluye este ciudadano mallorquín.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.