Berenice presenta Siebenkäs, de Jean Paul Richter

Cubierta_Siebenkäs_35mm_260315.indd“Un autor genial que nadaba como nadie entre los antagonismos. Un gran humorista”, así definía el escritor Hermann Hesse a Jean Paul Richter (1763-1825), autor de Siebenkäs, la nueva novela que acaba de publicar la editorial Berenice dentro de su colección de Clásicos.

Su rastro es evidente en la literatura de Hoffman, Dostoievski, Thomas Mann, Hesse, Robert Walser, Borges, Gunther Grass o Claudio Magris, y su paso por la vida dejó una huella indeleble, como así lo atestigua el autor de El lobo estepario en el prologo de esta edición: “Fue, más que ningún otro de su época, el más querido por el pueblo alemán, sobre todo por l as mujeres; la juventud estaba embriagada por su obra y su persona. Sobre sus libros se derramaron lágrimas, se crearon amistades y se hicieron promesas sagradas y sobre su persona se contaron innumerables leyendas.”

Jean Paul es una figura decisiva de la literatura alemana, y por extensión de la europea. Es el que abre la literatura al sinsentido, a lo onírico, a la ironía humorística, al espanto ordinario, a la metaliteratura… Se le considera filosóficamente uno de los padres del nihilismo y su influencia en el romanticismo es muy fuerte, y con su estilo inclasificable anticipó gran parte de las audacias de la literatura moderna, especialmente el uso de una ironía plenamente moderna.

En Siebenkäs el autor crea la figura del “doble” que d espués se ha utilizado innumerables veces, y que ha inspirado obras centrales de la modernidad literaria, afirma el director literario de Berenice, David González Romero, para quien Richter “desafió de una manera absolutamente original los límites de la estructura de la novela como se entendía hasta ese momento y revolucionó el género de cara a la modernidad posterior”.

‘Traducir a Richter siempre es un reto, debido a su estilo inclasificable y su alemán lleno de paradojas, humor, ironía. Richter estuvo muy de moda a principios del siglo XX en España y Unamuno intentó traducir varias de sus obras, pero desistió. Lo que se tradujo entonces fue poco, y de sus novelas casi nada, porque interesaba más su obra, digamos, digresiva. Nos parece absolutamente necesario que estas obras estén traducidas, porque es un clásico absoluto del romanticismo y del humor y un revolucionario de la novela’, añad ió el editor González Romero.

La novela narra la vida del abogado de pobres Firmian Stanislaus Siebenkäs desde que contrae matrimonio con la modista Lanette Egelkraut. A su enlace acude su amigo más íntimo, Heinrich Leibgeber, con el que comparte, además de una fuerte identificación personal, un asombroso parecido físico. Infelizmente casado, Siebenkäs va a consultar a su amigo, Leibgeber, que, en realidad, es su alter ego, o doble fantasma. Leibgeber convence Siebenkäs para fingir su propia muerte, a fin de comenzar una nueva vida. Siebenkäs toma el consejo de su alter ego, y pronto conoce a la bella Natalie. Los dos, protagonista y doble, se enamoran, y empiezan el camino hacia esa “boda después de la muerte” a que se alude en el título.

En definitiva, Siebenkäs es una compleja novela en cuy a trama el escritor alemán intercala una serie de sátiras, idilios y parlamentos plagados d e arriesgadas metáforas, humor irónico y reflexiones sobre su propia forma de entender el arte de escribir. “Estos idilios familiares, contados por Jean Paul, adquieren dimensiones cósmicas, y la épica doméstica -amor conyugal, trabajos domésticos, una jornada feliz, la cuna y el ataúd- se entreteje en una trama deliciosa e infinita”, tal y como reconoce Claudio Magris.

La obra de Richter es inabarcable. Destacan sus novelas Quintus Fixlein, La Edad del Pavo, Titán, y multitud de digresiones que le han ganado mucha más fama como su Párvulo de Estetica o sus textos nihilistas, muchos de ellos insertos en sus novelas.

COMPARTIR

1 Comentario

  1. Muchos años esperando traducciones de Jean Paul en castellano o catalán me han llevado a buscar por amazon las excelentes traducciones francesas, por ejemplo del Titán, etc. Cual no sería mi alegría al descubrir esta reciente traducción del Siebenkäs pero…, mi gozo en un verdadero pozo: hay que suponer que la traducción es buena, incluso muy buena, pero por desgracia el trabajo editorial es algo infame. Una enorme cantidad de erratas hacen la lectura insufrible, erratas que parecen un problema de formateo del texto por ordenador y no de las antiguas “de imprenta”. Repito: la sensación que produce el trabajo de la traductora es buena, pero lo que la editorial ha hecho con el texto es pura y simplemente inaceptable. ¿se ha hecho una simple revisión, una simple lectura de lo que se iba ha imprimir? Es evidente que no. Aun así la obra es maravillosa. Señores de Berenice: si llega a existir una segunda edición arreglen este horrible desaguisado. Recomiendo, en este caso a la traductora, que acompañe una hipotética segunda edición con un más que necesario aparato de notas (por ejemplo no se dice nada del significado de los nombres de los protagonistas, Siebenkäs (siete quesos) y Leibgeber (algo así como “el que pone o da el cuerpo”), tan relacionados con el tema del döppelganger…etc. Las notas son imprescindibles en una novela de estructura tan barroca y caprichosa, tan profunda y llena de capas de significación,,, Gran alegría y Gran Decepción. A falta de poder acercarse al original alemán, buscaré la traducción francesa de Aubier 1963, que se puede encontrar (algo cara, es verdad) en Iberlibro.

    Andreu Vila (Barcelona)

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.