El Moonbeam IV ficha por el RCNP

El Moonbeam IV (1914),  uno de los veleros de época más bellos del mundo, representará al Real Club Náutico de Palma (RCNP) en las regatas internacionales del circuito mediterráneo. Su armador, Xavier Tancogne, y el presidente del RCNP, Javier Sanz, sellaron el acuerdo hoy con un apretón de manos y la entrega simbólica de la nueva grímpola al término de la tercera jornada de la regata Gaastra PalmaVela, que estos días reúne a 140 embarcaciones de 17 países en la Bahía de Palma.

Xavier Tancogne explicó que la elección del RCNP obedece al prestigio internacional del club y a que Palma es una ciudad “fantástica”. “Hace poco leí en un periódico inglés que es la mejor del mundo para vivir, creo que con eso está todo dicho”. El Moonbeam IV, añadió, es uno de los pocos barcos de regatas que siguen navegando con el método tradicional, sin desmultiplicadores (winches) y con una tripulación que en regata puede llegar a ser de más de 30 personas. “Hace ya cuatro años que el Real Club Náutico de Palma es nuestra segunda casa, pero a partir de ahora izaremos el su gallardete, lo que significa que seremos su representante en las regatas donde tomemos parte”.

Además de en Gaastra PalmaVela, el Moonbeam IV disputará este año los trofeos de Antibes, Poquerol, Barcelona, Mahón, Marsella, Mónaco, Cannes y Saint Tropez.

Por su parte, Javier Sanz afirmó que es “un orgullo” para el club y para Palma tener como embajador al Moonbeam IV, del que dijo “es una joya del patrimonio naval y una de las embarcaciones más increíbles que hemos acogido en el RCNP”. Sanz destacó el excelente estado de conservación del velero de época y se declaró admirado por su modelo de gestión: “Parece como si acabará de salir del astillero, pero lo que más impresiona es que no es una pieza de museo, sino que sigue haciendo lo que corresponde a cualquier barco de regatas, con independencia de su edad, que es navegar y competir al máximo nivel”.

El Moonbeam IV es un cutter áurico (con aparejo trapezoidal, también llamado “de cangreja”) diseñado por William Fife III y construido en los astilleros Fife & Sons de Escocia. Su construcción se inició en 1914, pero, por diversas circunstancias -entre ellas el estallido de la Primera Guerra Mundial-, no fue botado hasta 1919. Su primer propietario, el abogado Charles Phumptre Johnson, quería un yate capaz de cubrir largas travesías y que fuera eficiente en las regatas de la época.

El Moonbeam IV es el último y el más grande de la saga. En su día fue considerado como uno de los barcos más bellos del mundo, tanto por sus estilizadas líneas como por el lujo y el buen gusto de sus detalles. Revestido en madera de Palo Santo encerada, las mantas persas, las lámparas antiguas y sus tapicerías de cuero lo convirtieron en una de las joyas de la flota británica.

Fue uno de los cutters más competitivos del siglo XX. Ganador de la prestigiosa King’s Cup británica de los años 1920 y 1923, ambas disputadas en Cowes, su primer dueño lo vendió en 1926 a Henry Sutton, que compitió con él en aguas atlánticas tras la Segunda Guerra Mundial.

En 1950 fue adquirido por el príncipe Rainiero de Mónaco, que le cambió el nombre por el de ’Deo Juvante’, el lema de la familia Grimaldi. En él pasó su luna de miel con Grace Kelly. Diez años más tarde, el ‘Moonbeam’ se convirtió en yate de charter de la mano de su cuarto propietario, Hannibal Scott. La embarcación se fue deteriorando y, como muchas otras que han debido ser recuperadas del abandono y el olvido, a punto estuvo de echarse a perder. 

En 1995, sus armadores actuales lo hallaron en Grecia y decidieron restaurarlo. El ‘Moonbeam IV’ fue llevado a Birmania y en julio de 2002 navegó hasta Auckland (Nueva Zelanda) para asistir a los actos de la Copa América.
Desde 2006 compite en el Mediterráneo. Su base actual está en el Real Club Náutico de Palma.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.