Uno de cada tres baleares sabe que tiene colesterol

Hoy se celebra el III Día Nacional contra el Colesterol

Ahora en familia. Este es el lema con el que llega el III Día Nacional contra el Colesterol (DNC), que en esta edición pretende sensibilizar a la sociedad española sobre la importancia de que la familia, en su totalidad, siga un estilo de vida saludable con el fin de mantener el colesterol a niveles adecuados. Además, se prestará especial atención a la hipercolesterolemia familiar (HF), un trastorno que afecta a unos 100.000 españoles.

La alimentación y el estilo de vida son dos aspectos clave que repercuten directamente sobre el colesterol y como consecuencia, sobre el riesgo cardiovascular. Sin embargo, a estas variables hay que añadir una tercera, la familia, ya que es en este entorno donde la adquisición de rutinas alimentarias es más fuerte. En este sentido, la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) recomienda prestar atención a los hábitos de los adultos, ya que éstos no afectan únicamente a sus niveles de colesterol, sino que repercuten en los de sus hijos.

De hecho, se aconseja el control de las rutinas desde edades tempranas, con el fin de inculcar desde la infancia hábitos saludables, involucrando tanto a las familias como a entidades médicas y sanitarias. Laura Carreño, representante de FEDN, explica: “se calcula que entre el 45-55% de los niños/as con colesterol elevado mantendrán dicha condición en la edad adulta, es lo que se conoce como el efecto tracking. Es por esto que resulta de especial relevancia la concienciación a los padres para que lleven hábitos de vida saludables y los trasladen al resto de la familia”.

Además, existen multitud de factores socio-económicos que pueden intervenir en los niveles de colesterol de la población. “La situación socio-económica de las familias influye sobre el modo en que éstas se alimentan. Está comprobado que unos ingresos económicos limitados, un bajo nivel educativo o el desempleo, incide de manera directa sobre las rutinas familiares, llegando incluso a aumentar la probabilidad de tener hipercolesterolemia”, afirma Carreño.

Desde Baleares, el presidente del Colegio Oficial de Dietistas y Nutricionistas, Manuel Moñino, destaca que “si el entorno familiar no es propicio, el niño crecerá con sobrepeso y niveles de colesterol que se agravarán al alcanzar la edad adulta”. “Hay que controlar los alimentos que tenemos en casa -explica- así como los que ingieren en comedores escolares, así como evitar los efectos nocivos de la publicidad que incitan a un consumo desmesurado de grasas saturadas, muy perjudiciales para un correcto desarrollo del menor”.

Según Moñino, los adultos deben practicar con el ejemplo y consumir productos de primera calidad alimenticia; verduras, frutas, cereales, legumbres y, evitar productos procesados o con grasas trans, además del tabaco. “Sólo así -concluye Moñino- podremos romper con las estadísticas sobre obesidad infantil y adulta y una tendencia al alza del colesterol en la población”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.