Se inician los trabajos para la retirada de los buzones de recogida neumática

Se inician las primeras acciones para desmontar la infraestructura de la recogida neumática del centro de Palma. Concretamente se realizarán las pruebas de desmontaje de los buzones porque la empresa concesionaria encargada de realizar este trabajo pueda hacer un calendario detallado de la retirada de estas instalaciones.

El sistema de recogida neumática del casco histórico de Palma se instaló en 2002 y dejó de funcionar en 2012. Los responsables municipales de aquel momento optaron por dejar de utilizar este sistema que estaba ocasionando averías y reparaciones continuadas. El coste de estas reparaciones fue subiendo de año en año, desde los 133.000 € de 2005 a los más de 500.000 de 2011, cuando el coste óptimo de mantenimiento anual no tendría que haber superado los 100.000 €. El año 2013, el anterior gobierno municipal, ya optó para no reparar las 12km de conducciones, que se encontraban en muy mal estado, por el elevado coste de la obra y la carencia de garantías de su funcionamiento.

El año 2013 por acuerdo unánime de todos los grupos municipales se inició un proceso judicial en el cual EMAYA reclamó a las empresas concesionarias de las obras de instalación del sistema de recogida neumática, la UTE formado por Envac Iberia SA y Urbaser, una indemnización por la inutilización de la infraestructura. Los tribunales otorgaron la razón a EMAYA y las empresas han sido condenadas a pagar 26 millones de euros.

Vista la sentencia favorable, EMAYA ha optado para iniciar el desmantelamiento de las instalaciones de la recogida neumática.

Después de adjudicar a una empresa que realizará estas obras valoradas en 300.000 €, se inician las pruebas del desmontaje de los buzones. Estas pruebas se realizan porque se pueda valorar el mejor sistema de trabajo, el operativo, el tiempo que requiere cada instalación, requisitos de corte de tránsito y otras necesidades. Una vez hechas estas pruebas, la concesionaria podrá elaborar el calendario detallado de todo el proceso de desmantelamiento.

En una primera fase se desmontarán los 317 buzones existentes en varias calles y plazas del centro urbano. El desmantelamiento se realizará con todas las precauciones necesarias hasta que la sentencia sea firme: se precintarán los buzones con indicación del punto de donde proceden, se almacenarán y se dejará la retirada de las 26 válvulas para una última fase.

“Damos un paso importante para el cambio del sistema de recogida de basura en el centro de Palma” ha declarado Neus Truyol, presidenta de EMAYA y ha remarcado que “la retirada de los buzones es el pistoletazo de salida para un cambio de modelo en la gestión de los residuos del centro de Palma”.

Esta misma semana un gabinete de expertos en gestión de residuos iniciará los trabajos para presentar a EMAYA las diversas opciones de recogida adecuadas para el casco antiguo de la ciudad, siempre teniendo en cuenta el impacto en el paisaje urbano, la viabilidad económica y el objetivo de incrementar y facilitar la recogida selectiva. Una vez se cuente con las diversas propuestas, se iniciará un proceso de participación para presentarlas a los grupos políticos y a todos los sectores sociales relacionados con el centro de Palma.

“Estambre haciendo pasos para cambiar el modelo de ciudad”, ha afirmado Neus Truyol, “queremos corregir errores del pasado, como este sistema fallido de recogida neumática, y encontrar soluciones con las aportaciones y el consenso de la gente”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.