Usuarios de Volkswagen en Mallorca plantean una demanda colectiva

La firma Martínez-Blanco Abogados, con sede en Mallorca, ha puesto en marcha la confección de la primera demanda colectiva en España a la que se están sumando los afectados por el caso Volkswagen por la comercialización fraudulenta de vehículos trucados.

Todo después de que el fabricante Volkswagen haya admitido oficialmente, tras la publicación de un estudio de la Universidad de West Virginia (EEUU), que los vehículos diésel comercializados habían sido manipulados intencionadamente mediante la instalación de un software, con el que conseguían que las emisiones de muchos de sus vehículos diésel comercializados entre los años 2008 a 2015 se vieran alteradas al crear un mecanismo que detectaba automáticamente cuándo el vehículo se estaba sometiendo a controles y adecuando así sus emisiones a las permitidas. Un mecanismo que en condiciones normales se desactivaba para emitir hasta 40 veces más de lo establecido por el fabricante, y por consecuencia aumentando gravemente el consumo de combustible.

Volkswagen, Audi, Seat y Skoda son de momento las marcas afectadas por este escándalo, aunque se prevé que la lista vaya aumentando. En Europa, según fuentes oficiales, han sido 11 millones de vehículos comercializados, entre los que se encuentra Seat España que ya ha confirmado que ha comercializado vehículos trucados.

Con esta demanda pionera en España, los afectados podrán ejercer sus derechos ante los tribunales, solicitando la correspondiente indemnización por daños y perjuicios por haber sido engañados intencionadamente por la firma al venderle un vehículo que no se correspondía con las especificaciones que el fabricante establecía, con un consumo mayor del garantizado, y una potencia distinta a la
comprometida, todo ello sin entrar en el problema medioambiental que el Estado deberá cuantificar, perseguir y castigar. Martínez-Blanco Abogados ha elegido una demanda colectiva para unir la fuerza de una gran cantidad de afectados, minimizando así los costes y todos los afectados puedan acceder a reclamar.

Durante las semanas próximas se prevé que los talleres oficiales llamarán a los clientes afectados para ofrecerles una revisión del vehículo y deshabilitar el trucaje. Este cambio debe realizarse siempre de forma gratuita para el usuario, y en caso de tener que dejar varios días el vehículo, el concesionario deberá garantizarles un vehículo de sustitución sin coste alguno. No obstante, el problema no acaba con la rehabilitación del software, ya que queda pendiente saber si los vehículos afectados pasarán la próxima ITV al emitir hasta 40 veces más de lo establecido por el fabricante, y si la administración pedirá a los consumidores la diferencia entre el impuesto de matriculación abonado en su día por bajas emisiones, y el que debería haber abonado por el vehículo que realmente se tiene sin el trucaje.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.