La asociación ‘Peluditos’ de Son Reus exige al Ayuntamiento de Palma medidas para evitar el sacrificio masivo

La Asociación en defensa de los animales ‘Peluditos’ de Son Reus ha exigido al Ayuntamiento de Palma que se tomen las medidas oportunas para evitar el sacrificio masivo de los animales que llegan a la perrera municipal.

Desde la Asociación animalista se sienten “destrozados e indignados” por la muerte de siete perros a lo largo de los últimos días, más aún después de la entrevista al veterinario y director de Son Reus, Pedro Morell, publicada por un rotativo local, quién declaraba “su apoyo a las políticas de adopción, a la prevención y concienciación de los dueños para evitar el abandono y el sacrificio cero.

Según un comunicado remitido por la portavoz de ‘Peluditos’, Julia Robles, los miembros de la asociación se sienten “exhaustos por la impotencia”, y “reclaman justicia y ayuda para terminar con la muerte totalmente innecesaria de ejemplares jóvenes y sanos”.

Robles ha criticado la postura de Son Reus que, pese a asegurar que “están haciendo lo imposible para evitar la inyección, en realidad la han aplicado a siete peluditos jóvenes y sanos en tan sólo una semana”, ha recriminado la asociación.

La portavoz de ‘Peluditos’, explica que el objetivo de la asociación es que “se busquen alternativas para que el dinero destinado al sacrificio de animales se invierta en encontrarles un nuevo hogar y no en asesinar a seres vivos sin motivos aparentes”.

Peluditos de Son Reus es una asociación que promueve la adopción responsable de animales y gestiona la acogida de perros en domicilios particulares.

Prevenir el abandono

Frente a las exigencias de la asociación animalista, el Coordinador general de Ecología, Agricultura y Bienestar animal del Ayuntamiento de Palma, José María Rigo, ha asegurado que “en breve se pondrán en marcha campañas de prevención y concienciación, porque consideramos que prevenir el abandono es la mejor manera para evitar la sobrepoblación en Son Reus. Nuestro objetivo también es, en la manera de lo posible, evitar el sacrificio”, concluye Rigo.

El centro municipal de Son Reus sacrificó en 2014 un total de 72 perros, mientras que hasta septiembre de 2015, son 48 los ejemplares a los que se ha inyectado la dosis mortal, de un total de 1.523 canes recogidos. La entrada mensual de perros abandonados en el municipio de Palma asciende a unos 150.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.