Cobra fuerza la ‘dimisión forzada’ de Comas

Las filas de Som Palma están agitadas. Tras la infructuosa rueda de prensa de Miquel Comas apelando a los motivos personales y judiciales como únicas causas de su renuncia al cargo de Teniente de Alcalde de Participación Ciudadana y Coordinación Territorial, cobra fuerza el hecho de que la dimisión de Comas ha sido más bien “forzada”.

Se habla de una asamblea en la que se “invitó” a Comas a abandonar el cargo y también resulta extraño para muchos la doble vara de medir que utiliza Som Palma para poner la cabeza de sus cargos a disposición del partido.

¿Por qué dimite Comas y en cambio se permite al concejal de Igualdad, Aligi Molina, seguir calentando la silla consistorial a pesar de haber sido condenado? Recordemos que Molina fue condenado por la Audiencia de Palma junto a otras 43 personas, el pasado mes de marzo, por el asalto a la Conselleria de Educación el 22 de mayo de 2012. Es más, Molina se negó a pagar los 720 euros de sanción que estipulaba la sentencia y ha sido ahora cuando la Justicia ha podido satisfacer la deuda al embargarle parte de su nómina.

Está claro que la interpretación del código ético del partido es verdaderamente muy personal y que, desde luego, no afecta a todos por igual.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.