El Mallorca mereció más (2-2)

El Real Mallorca ha sumado este sábado ante el Mirandés un empate (2-2) que sabe a poco visto el conjunto del partido, pero que sienta mejor teniendo en cuenta que al descanso los isleños perdían por dos goles a cero. El encuentro ha venido marcado por los errores de los porteros, y sirve al conjunto de Albert Ferrer para encadenar tres jornadas consecutivas sin conocer la derrota, aunque con sólo un triunfo y dos empates.

En los primeros compases del partido ya se adelantaba el Mirandés, gracias a un gol de Galán en el minuto 4 tras peinar un saque de falta lateral (1-0). En el 25, Néstor aprovecha un rechace de Timon para poner el segundo y dejar aparentemente liquidado el partido. Entre ambos goles, todas las ocasiones habían caído del lado bermellón, pero ni Bianchi ni Arana mostraban el acierto que sí tenían los atacantes locales. En ambos goles, eso sí, con la inestimable colaboración del guardameta alemán del Mallorca. Al descanso se llegaría con esa cómoda victoria de los burgaleses.

El Mallorca saldría en la reanudación dispuesto a voltear el marcador, y ya a los tres minutos Sissoko recortaba distancias con un disparo desde dentro del área (2-1). Los del ‘Chapi’ Ferrer se volcaban sobre la portería local, y al llegar al minuto 20 un centro de Pereira desde banda derecha lo remata de cabeza Ros aprovechando el clamoroso error del portero del Mirandés (2-2).

El propio Javi Ros estaría a punto de culminar la remontada en el 26, aprovechando la zozobra de un Mirandés que estaba a merced del conjunto isleño. De hecho el tramo final sería un monólogo de los mallorquinistas, pero faltaría el último remate para anotar el tercer gol, para el cual hizo méritos sobrados un Mallorca que espera ya la visita, el domingo a las 12 del mediodía en Son Moix, del Almería.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.