Necesitamos una nueva educación sexual y afectiva

La Escola de Sida de les Illes Balears insta a la reeducación sexual desde las escuelas

El próximo 24 de octubre de 2016 se cumplirán los 20 años desde que iniciara su andadura la ‘Escola de Sida, Salut i Convivència de les Illes Balears’ creada por Tino Martínez, “dos décadas en las que nos hemos centrado en la prevención del virus del VIH, en la educación sexual y en la prevención de la violencia de género y el bullying entre los jóvenes de Mallorca”, asegura.

Según ha explicado Martínez, “hemos llevado a cabo numerosas charlas y talleres por los municipios de las islas, asociaciones, la prisión, e institutos de enseñanza secundaria, a través de los cuáles, más de 300.000 jóvenes han podido saber cómo utilizar un preservativo y cómo deben ser los comportamientos saludables en las relaciones afectivo-sexuales”. La entidad también ha incidido en “el cambio de hábitos no saludables y discriminatorios, en poner freno al bullying”, y ha contribuido a “aprender a amar” en tiempos de SIDA.

La Escola de Sida también ha encaminado su labor al colectivo socio sanitario, para contar con el apoyo de especialistas, en facetas como los cuidados paliativos o la inmigración.

“Casi 20 años después, muchas cosas han cambiado, las personas afectadas por el VIH pueden llevar ahora una vida relativamente normal gracias a los medicamentos”, dice el fundador de la entidad, frente a la “masacre generacional” que supuso el comienzo de la pandemia, pero también es cierto que a pesar de ello, el VIH sigue existiendo y que cada día el silencio de su existencia hace que la prevención haya decaído.

La actividad de la Escola, como la de multitud de asociaciones y ONG’s, “se ha visto afectada por la crisis de los últimos 5 años, ha habido un retroceso muy importante en todos los temas sociales y en la educación y ello, obviamente, ha afectado a la prevención y a la educación sexual”.

Una nueva educación sexual, una nueva realidad

El parón preventivo y otros factores de acceso a la información y a otros modelos de sexualidad por parte de los jóvenes (pres adolescentes y adolescentes), han conllevado una nueva realidad que requiere medidas urgentes en la reeducación.

“Nos encontramos ante una fuerte homofobia en las aulas, con adolescentes que no pueden expresar su sexualidad por miedo a la represión de sus propios compañeros, usuarios de pornografía a través de Internet, que ven en este tipo de ocio un modelo sexual adecuado y normalizado, el uso indiscriminado de app’s para ligar o mantener contactos sexuales esporádicos, el ciber acoso, entre muchos otros aspectos”, alega Martínez para quién “toda esta nueva realidad debe ser encauzada hacia unos hábitos más saludables en los que los niños/as y jóvenes puedan desarrollar su sexualidad libremente sin condicionantes y sin tabúes”.

“Desde la Escola de Sida reivindicamos esta labor y creemos que todavía estamos a tiempo de promover una sexualidad digna desde las aulas”, concluye.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.