El mercado ‘payés’ triunfa en la Fira d’Octubre de Campos

Se mantiene la tradición de celebrar la feria entre semana

Texto e Imagen:AIDA NEVADO

A mediados de octubre, en Mallorca se piensa, culinariamente, en dos productos estrella del otoño, como son las setas y la sobrasada. Hace varios años, en el municipio de Campos le dedicaban una feria entera. Pero este año, han decidido abandonar la denominación de “Fira de la Sobrassada”, después de varias ediciones dedicada a este producto típico mallorquín, y recuperar el nombre tradicional de “Fira d’Octubre”.

La Feria tuvo lugar el jueves 22 y el viernes 23 y es de las pocas de Mallorca que todavía se celebra entre semana. Además, la Fira i el Firó tienen, como antesala, una serie de actividades lúdico-culturales, como es la XXV Setmana de Cuina Mallorquina.

El jueves se celebró una Feria tradicional por las calles del pueblo. Por la mañana, las autoridades dieron la bienvenida a la Fira d’Octubre y, seguidamente, los asistentes pudieron pasear por las calles de Campos con los Xeremiers.

Acto seguido, un numeroso público inundó las calles del pueblo campaner y pudo disfrutar de una amplia oferta de productos de las islas. De hecho, la jornada de este día estuvo marcada por una gran participación de comercios y la presencia de artesanos de distintos puntos de la isla. La sobrasada fue el producto estrella, aunque también se podían degustar diferentes quesos, embutidos y otros productos típicos mallorquines.

Por otra parte, el viernes tuvo lugar el Firó tradicional. Por la mañana hubo el mercado payés, uno de los atractivos principales de la Fira d’Octubre 2015. Ya por la tarde, los más pequeños de la familia fueron los protagonistas. Se organizaron juegos infantiles y también tuvo lugar el Cercavila infantil. Por las calles salió n’Espinereta, la bestia infantil de l’Esquitxafoc, acompañada de la batukada infantil “Els Macolins”.
Pero la fiesta no terminó a
hí. A partir de las 20h, los vecinos de Campos pudieron disfrutar de un desfile de moda de algunas tiendas de ropa del pueblo, de actuaciones de baile y de la famosa rutapa por los bares, los cuales muchos de los platos estaban cocinados con el producto típico Mallorca: la sobrasada.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.