Contaminación lumínica y derroche energético en Palma

A pesar de que los parques cierran sus puertas a las 22 horas, las luces no se apagan hasta la medianoche

En octubre atrasamos los relojes una hora para tener más horas de luz natural y así ahorrar energía. Sin embargo, el Ayuntamiento de Palma mantiene encendidas las luces de los parques y jardines municipales hasta la medianoche, a pesar de que se cierran las puertas de los mismos a las 22.00 horas.

La excesiva potencia del alumbrado en estos espacios públicos molesta a los vecinos que comentan a mallorcaconfidencial que es de noche cuando deben correr las cortinas de sus viviendas para evitar la considerable molestia que ocasionan los cientos de Kw de potencia de las farolas instaladas en los parques.

“Es imposible dormir o ver la tele, la contaminación lumínica es insoportable”, comenta una vecina que reside justo enfrente de un parque situado en General Riera, quién señala que “no se entiende que se hagan tantas campañas para concienciar a la población de que ahorre electricidad y va el Ayuntamiento de Palma y hace este derroche con nuestros impuestos”, se queja esta ciudadana.

Desde el ayuntamiento, responsables del servicio tanto de parques y jardines como de alumbrado público explican que “se han dado órdenes desde arriba para que las luces no se apaguen hasta las 24.00 horas, dicen que por motivos de seguridad”.

En definitiva, que Palma se ha convertido, como lo fuera España en el pasado, en “el Imperio dónde nunca se pone el sol”, aunque eso cueste dinero.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.