Endesa actúa sobre el cableado eléctrico de Mallorca para proteger el águila ‘coabarrada’

Endesa, a través del convenio establecido con el COFIB-Servicio de Protección de Especies del Govern, ha remodelado cuatro líneas de media tensión de 15 kw. en Mallorca, con el objetivo de salvaguardar y proteger las águilas ‘coabarrades’ reintroducidas en diferentes zonas de la isla. Asimismo, la adecuación de la red eléctrica también mejora la calidad del servicio de los clientes que se alimentan de estas infraestructuras.

Las actuaciones que se han llevado a cabo en las áreas en las que las aves habitan o transitan son las líneas situadas en el municipio de Llucmajor, y en las líneas de la Serra de Tramuntana, en concreto, en las zonas de Mortitx y Femenia Vell en el municipio de Escorca y, Solleric en el municipio de Alaró.

El águila de Bonelli (Aquilafasciata), más conocida como águila ‘coabarrada’, la cual desapareció en Mallorca en los años 70, es objeto de un proyecto de reintroducción por parte de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio del Govern, con el fin de contribuir a la recuperación de un elemento clave de la biodiversidad insular.

Dentro del Proyecto de reintroducción del águila de Bonelli en Mallorca, se han liberado crías nacidas en cautividad y rescatadas de nidos, así como ejemplares cedidos por los centros de recuperación de fauna españoles, utilizando una jaula de aclimatación.

Los ejemplares de águila de Bonelli (aquilafasciata) tienen instalados en el lomo un emisor GPS en el lomo para conocer los movimientos y el comportamiento del águila (considerada una especie protegida por su regresión en Europa), así como observar el proceso de búsqueda de un territorio y el establecimiento a un núcleo reproductor. De esta manera, Endesa ha podido reconfigurar las líneas en aquellos puntos donde podrían existir posibilidades de accidentes por colisión o electrocución.

Los trabajos han consistido en desplazar algunos dispositivos de la red y se han instalado dispositivos antipuesta y fundas aislantes elaboradas con polímero (un material similar a la silicona), para forrar los cables y reducir el riesgo eléctrico en el momento en que un ave que está reposando en un soporte levanta el vuelo, ya que al extender las alas podría haber contacto con un cable y, por tanto, se produciría una descarga. Por otra parte, los dispositivos antipuesta, tienen como función disuadir a las aves de utilizar los soportes eléctricos como punto de apoyo o descanso.

La iniciativa también comporta, a la vez, una mejora de la calidad del suministro a los clientes que se alimentan de las líneas eléctricas donde se ha realizado la reforma, ya que las colisiones o contactos de aves con las infraestructuras pueden suponer una interrupción del servicio. Así, la Compañía une la voluntad sostenible y de apoyo y protección de la avifauna, con el compromiso de servicio a los clientes de Baleares.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.