Salut y Coiba en contra del Real Decreto de prescripción enfermera

Patricia Gómez y Carlos Villafáfila. Foto: CAIB.
Patricia Gómez y Carlos Villafáfila. Foto: CAIB.

La consellera de Salut, Patricia Gómez, se ha mostrado “totalmente en contra” del Real Decreto de prescripción enfermera que entrará en vigor este jueves, ha criticado al Ministerio por haber “creado un problema donde no lo había” y ha indicado que se estudiará la posibilidad impugnarlo.

“Estamos totalmente en contra del contenido de este Real Decreto porque supone un acto de absoluta irresponsabilidad, que va en contra de la realidad sanitaria y no responde a las necesidades de los pacientes”, ha declarado la consellera en una rueda de prensa en la que ha apelado al sentido común y ha dicho que los servicios jurídicos trabajan para buscar una solución que dé estabilidad a los trabajadores.

El texto, explica el Govern, establece que médicos, odontólogos y podólogos, en el ámbito de sus respectivas competencias, son los únicos profesionales con facultad para recetar. De esta manera, los enfermeros, a pesar de tener la misma formación en farmacología acreditada por el Ministerio de Educación, no podrán administrar legalmente ningún medicamento ni producto sanitario, si no hay previamente un prescriptor que diagnostique al paciente y determine el protocolo de práctica clínica a seguir.

https://twitter.com/SalutIB/status/679660643545382912

“La entrada en vigor del Real Decreto no sólo no soluciona el problema del vacío legal que afecta a la actividad del personal de enfermería, sino que agrava la situación imponiendo una prohibición que sin motivo alguno quita autonomía a los profesionales que realizan una tarea asistencial con formación y eficiencia probadas”, indica el Ejecutivo balear.

Por ello, Gómez ha considerado que “el Ministerio ha creado un problema donde no lo había” y ha defendido la capacitación de los enfermeros. Asimismo, ha lamentado que la nueva normativa les impedirá realizar, de forma autónoma, cientos de actuaciones que hasta ahora han desarrollado con toda normalidad.

Esta decisión, indica el Govern, tiene consecuencias directas para los profesionales de enfermería, que ya no podrían desarrollar muchísimas tareas cotidianas sin la previa autorización del médico. Además, los propios médicos verán incrementado considerablemente el volumen de trabajo y los pacientes verán alargados los tiempos de atención.

El Coiba estudia recurrir el Decreto de Prescripción Enfermera

El Col·legi Oficial d’Infermeria de les Illes Balears (Coiba) ha lamentado “profundamente la difícil situación” que provoca la entrada en vigor del Real Decreto que regula la Prescripción Enfermera y aunque ha anunciado que estudia recurrirlo, pide “paciencia” y que con motivo de la huelga anunciada “no se ponga en peligro a los pacientes”.

La presidenta del Coiba, Rosa María Hernández, considera que “hubiera sido mucho más acertado regular que las enfermeras, al igual que médicos, podólogos y odontólogos, puedan prescribir, cada uno dentro de sus competencias”.

Así, cree que “es una lástima” como se ha regulado la prescripción enfermera ya que “ignora la formación y las competencias de las enfermeras, las necesidades de los pacientes y la realidad asistencial”.

A pesar de esto, ante la entrada en vigor este jueves de la norma, aprobada el 23 de octubre por el Consejo de Ministros y publicada este miércoles en el BOE, el Coiba señala que “la ley se debe cumplir”.

Ante la huelga competencial anunciada por el sindicato Satse antes de la entrada en vigor del esta norma la Comisión Deontológica del Colegio de Enfermería señala que las actuaciones que el Real Decreto modifica “son parte de las competencias que las enfermeras desarrollan diariamente” y que “no llevar a cabo estas actuaciones podría entrar en conflicto con el principio ético de Beneficencia”.

Por tanto, el Colegio de Enfermería recomienda a los profesionales que, cumpliendo la ley -exigir la indicación, el diagnóstico médico y el protocolo de los fármacos que deben administrarse- tengan “especial cuidado en las situaciones de urgencia y peligro para el paciente”.

Asimismo, han anunciado que estudiarán todas las posibilidades legales y jurídicas para recurrir este Real Decreto y que al mismo tiempo, seguirán “luchando para que se reconozca a las enfermeras la capacidad para indicar y administrar medicación de forma autónoma, con la formación universitaria ya adquirida, dentro de sus competencias”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.