El juez prorroga el secreto de sumario del caso de la Policía Local por amenazas a la investigación

E.P

El titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, Manuel Penalva, ha acordado este martes prorrogar un mes más el secreto de las pesquisas en torno a la presunta trama de corrupción urdida en el seno de la Policía Local con la connivencia de diversos cargos públicos, al apuntar a la aparición de “nuevos y graves datos que precisan ser investigados”, entre ellos nuevas amenazas y coacciones a los testigos que están colaborando en la causa.

Mediante un auto de 21 páginas, el juez señala, en concreto, a la comisión de delitos contra la salud pública, tráfico de influencias, prevaricación, negociaciones prohibidas, uso de información privilegiada, coacciones, amenazas, extorsión y nuevos delitos de cohecho “cometidos por numerosos policías locales señalados con nombres y apellidos”.

Como ya lo hiciera en la última resolución con la que decidió prorrogar el sigilo sumarial, el magistrado advierte de que algunos de los nuevos hechos revelados en la causa son “escalofriantes”, por lo que considera que la medida de secreto por un mes más se estima “necesaria y proporcionada a la gravedad de los delitos, atendida su significación social y a las penas previstas” para las infracciones penales contra la Administración pública.

Es más, recalca que “indiciariamente resulta acreditado que quienes a pie de calle trabajaban para intereses espurios resultaban protegidos” por sus superiores y contaban con el apoyo de varios exaltos cargos, todo ello con el objetivo de extorsionar a empresarios a cambio de gozar, entre otros numerosos beneficios, de prebendas en forma de sexo y consumiciones.

Se trata de hechos por los que se encuentran en prisión provisional sin fianza hasta once agentes de la Policía. El magistrado incide en que los indicios de “chantaje, coacción y uso torticero del poder” por parte del grupo delictivo “conlleva la convicción de que, de no mediar el secreto de la causa, pocas personas se hubieran atrevido a declarar en libertad”.

El juez alude de nuevo no sólo a las presuntas advertencias recibidas por uno de los fiscales anticorrupción y la magistrada que anteriormente se encargaba de las pesquisas “con la finalidad clara de intimidarles”, sino también a la actual concejala de Seguridad Ciudadana, Angélica Pastor, entre los varios testigos de las investigaciones.

El instructor ya mencionó, entre los casos registrados, “la deplorable actuación de los mandos” de la Policía, al que protagonizó el exintendente jefe del cuerpo Antoni Vera, quien en coordinación con otro inspector, Miquel Quetglas, habría archivado de plano una denuncia contra un agente interino, en la que se alertaba de los “negocios” de éste en la Playa de Palma.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.