El Ayuntamiento de Lloseta realiza un estudio para evaluar la viabilidad de la recogida de residuos

El consistorio considera que la facturación no refleja los cambios efectuados en materia de producción y recogida de desechos urbanos y en suelo rústico

El Ayuntamiento de Lloseta ha encargado la realización de un estudio para evaluar la viabilidad del servicio de recogida de residuos, actualmente a cargo de la empresa Melchor Mascaró, como contratista de este servicio para la Mancomunitat de Es Raiguer, y en la que se incluye al municipio de Lloseta.

Actualmente, el municipio cuenta con un sistema de recogida ‘puerta a puerta’ en vez del sistema ‘masivo’ anterior, dentro del núcleo urbano y también ha desechado los contenedores existentes en puntos concretos situados en zonas rústicas para que los residentes de foravilautilicen tan sólo el punto verde habilitado.

Unas medidas destinadas a fomentar el reciclaje, la separación en origen y para abaratar costes. De hecho, el ayuntamiento no descarta ampliar el servicio ‘puerta a puerta’ a las zonas rústicas del municipio.

Sin embargo, según el alcalde de Lloseta, Tolo Moyà, “los datos que se transmiten desde la Mancomunitat, y la facturación asociada a los mismos, no corresponden a la generación y recogida de los residuos, siendo totalmente desproporcionados en relación al número de habitantes y a las fracciones de recogida selectiva efectuadas”.

“Estamos especialmente preocupados por este hecho, puesto que todos los esfuerzos realizados no se ven reflejados en los resultados económicos, que a día de hoy, son mucho peores de lo esperado”, explica el alcalde.

Por tanto, con la intención de “averiguar” si las percepciones se ajustan a la realidad, el Ayuntamiento de Lloseta ha encargado este estudio que asimismo, estipulará las alternativas de futuro en materia de gestión y recogida de residuos, además del parque verde municipal.

Tolo Moyà asegura que el estudio tomará como punto de partida la situación actual, analizará toda la documentación aportada por la Mancomunitat y por el propio municipio y, en función de los resultados y de las valoraciones económicas estimadas “se decidirá un nuevo modelo de gestión, ya sea mancomunado o municipalizado”, concluye el alcalde.

El contrato con Melchor Mascaró finaliza el próximo mes de mayo, estando actualmente en proceso de redacción los nuevos pliegos de condiciones para una futura licitación.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.