“José Hila es un mal alcalde para Palma”

 
“José Hila es un mal alcalde para Palma”. Así ha resumido la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Palma, Marga Durán, el balance de su grupo acerca del primer medio año de legislatura en Cort. Durán ha realizado un repaso en profundidad de las áreas neurálgicas del gobierno municipal para llegar a la conclusión de que Palma “es hoy una ciudad más sucia, con peor mantenimiento, más presión fiscal especialmente para las rentas más humildes, menos oportunidades para empresarios y trabajadores, y víctima de las políticas ideológicas y sectarias que practica el equipo de gobierno”.

La portavoz popular ha culpado de esta situación a “un equipo que carece de cohesión, en el que cada partido del pacto mira tan solo por los intereses de su área, con evidentes disensiones internas que procuran disimular pero que al final se ponen de manifesto en cuestiones como las dificultades para elaborar el nuevo presupuesto, con incapacidad de legislar más allá de sus obsesiones ideológicas de tal manera que las juntas de gobierno son de puro trámite y en los plenos no se llevan propuestas, que menosprecia el papel de la oposición, y que crea problemas en vez de solucionarlos”, en directa referencia a controversias como el intento de eliminación de las terrazas del Born.

En este último punto, Marga Durán ha recordado que “tuvieron que ser los ciudadanos quienes dijeran ‘no’ a la idea del Ayuntamiento de quitar las terrazas, a través de una consulta que el gobierno municipal no tuvo más remedio que convocar y que arrojó un resultado más que elocuente a favor de una Palma dinámica y abierta”.

De la coyuntura actual, Durán culpa principalmente “a un alcalde que ha consumido ya un cuarto de su mandato sin tomar ninguna decisión, plegándose continuamente a las iniciativas de sus socios de gobierno, poniéndose de perfil cada vez que surge un problema, y de quien nadie sabe qué opina o qué piensa realmente”.

Marga Durán también ha incidido en el “nulo respeto institucional que José Hila ha demostrado a su cargo como alcalde, aprovechando actos emblemáticos para lanzar proclamas ideológicas que demuestran fehacientemente que no es el alcalde de todos los palmesanos, sino tan solo el de aquellas minorías que, a su entender, le apoyan”.

La líder del PP en Cort ha comenzado su repaso por áreas con la gestión llevada a cabo desde la empresa municipal Emaya, y ha indicado que a lo largo de estos últimos meses “hemos vivido un espectáculo lamentable de suciedad y abandono de la ciudad, con barriadas y zonas turísticas que no se limpian durante días y que ofrecen una imagen deplorable, agravada por la puesta en marcha del nuevo reglamento de recogida de trastos que ha llenado Palma de objetos inservibles a los ojos de todo el mundo”. Durán ha insistido en la necesidad de que el reglamento “sea retirado una vez que se ha constatado su fracaso”.

En materia de mantenimiento, Marga Durán ha asegurado que la gestión “no puede ser más calamitosa” y ha indicado que cada día llegan al grupo municipal del PP “quejas y denuncias de vecinos que asisten con preocupación al deterioro de las infraestructuras y los equipamientos de sus barriadas, sin que el Ayuntamiento mueva un solo dedo para solucionar el problema. A todo ello hay que sumar la falta de iluminación navideña en algunas de las calles más importantes de Palma, por primera vez en la historia de la ciudad”.

La portavoz popular también ha cargado contra “la asfixiante presión fiscal que el equipo de gobierno ejerce contra los ciudadanos, subiendo las tasas y los impuestos sin pensar en aquéllos vecinos que peor lo pasan para llegar a final de mes”. Como ejemplo más destacado, Durán ha recordado la subida del IBI de 2016, que afecta a las viviendas más modestas, y ha lamentado que este aumento impositivo “no vaya a servir para mejorar los servicios, sino para aumentar la nómina de altos cargos”.

Al mismo tiempo, Durán ha señalado que Palma “ha dejado de ser una ciudad de oportunidades, como demuestra la caída del índice de confianza empresarial desde que gobierna el pacto de izquierdas. Esa ciudad abierta, que creaba puestos de trabajo, que sabía aprovechar su condición de capital turística, ha dado paso a un municipio cuyo Ayuntamiento pone trabas a la creación de riqueza”.

En cambio, Marga Durán ha reconocido que en el ámbito de los servicios sociales el pacto de gobierno “ha sabido mantener los mismos contratos y servicios heredados de la anterior legislatura, en una muestra evidente de que las proclamas apocalípticas que se lanzaron durante la campaña electoral sobre la supuesta situación de emergencia social en que vivía Palma eran pura demagogia, y no un análisis objetivo de la realidad”.

Durán ha querido finalizar su intervención “con un mensaje positivo, para trasladar a los vecinos el mensaje de que más allá de las prácticas sectarias del actual Ayuntamiento existe un grupo mayoritario en la oposición que está dispuesto a escucharles y que se pone a su servicio. Y que incluso se declara predispuesto a apoyar al gobierno municipal en todas aquellas propuestas que sean favorables para Palma y que cuenten con el debido marco de garantía jurídica, legal y económica”. En este sentido, la portavoz del PP ha declarado su respaldo a la regidora de Turismo, Joana Maria Adrover, “en el caso de que se descarte la gestión pública del Palacio de Congresos, porque ni de lejos sería la mejor fórmula para la viabilidad y el buen funcionamiento del proyecto. Tanto en este como en otros temas, cuando consideremos que el equipo de gobierno acierta en sus decisiones, nos tendrá siempre a su lado”.
 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.