‘Era un juego sexual que se nos fue de las manos’

Warren Little, el británico que la madrugada del pasado viernes llamó al 061 para confesar el asesinato de su pareja, Lisa Jane, ha modificado la versión de los hechos en su declaración de este domingo ante el juez Castro.

El individuo, sobre el que según fuentes próximas al caso pesan cerca de 40 detenciones por malos tratos en su país, así como 14 estancias en prisión, ha asegurado al juez en funciones de guardia, José Castro, que todo se trató de un juego sexual que se le fue de las manos. De hecho, según la versión de Little, fue la propia víctima la que le pidió practicar ese juego que finalmente, y según él por accidente, tendría consecuencias fatales: la muerte de Lisa, estrangulada con el cable de un cargador de móvil.

Castro ha dictado un auto de prisión comunicada y sin fianza para el detenido, tras prestar declaración durante cerca de dos horas en los juzgados de la vía Alemania.

Este lunes se recordará a la víctima en todas las instituciones del archipiélago a partir de las siete de la tarde. Después, a las 20:00 horas, el Lobby de Dones ha convocado una concentración en el Born en la que invitan a tomar parte a cuantas personas se sientan sensibilizadas por una lacra, la de la violencia de género, que ya ha costado la vida a siete mujeres en toda España desde que comenzó 2016.

Imagen: JAVIER FERNÁNDEZ

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.