El catalán vuelve a ser un requisito para trabajar en la administración

Parlament votació
Parlament votació

Con 36 votos a favor y 22 en contra, el Parlament ha aprobado una proposición de ley para que el catalán vuelva a ser un requisito para trabajar en la administración pública. PSIB, Podem, MÉS per Mallorca, Proposta per les Illes, MÉS per Menorca y Gent per Formentera han mostrado su apoyo a que la lengua propia sea necesaria para acceder a la función pública.

El texto define el nivel de catalán requerido, las posibles excepciones y la obligación de acreditarlo por parte de los funcionarios procedentes de otras administraciones. La iniciativa legislativa se ha topado con los votos en contra del PP y Ciutadans. Así, la cámara ha modificado la Ley 3/2007, de 27 de marzo, de la funció pública de la comunidad autónoma.

Además, los diputados han aprobado la modificación de la Ley 3/1986, de normalización lingüística, que presentaba Proposta per les Illes. Josep Melià ha defendido su voluntad de “recuperar el consenso de 1986” para “conseguir la igualdad entre el catalán y el castellano”. El diputado de El PI ha defendido que “la Ley de 1986 no fue impositoria” y ha recordado que “fue aprobada por el president Gabriel Cañellas”, por lo que “el discurso del PP ha sido “incoherente”. Así, se deja sin efecto la medida adoptada durante el Govern de José Ramón Bauzá que, durante la pasada legislatura, eliminó el catalán como requisito y la lengua pasó a ser un mérito en el acceso a la función pública.

En su turno de intervención, la portavoz del PSIB, Pilar Costa, ha censurado que “el PP siga atrapado por la alargada sombra” que representa para Baleares el expresidente del Govern, José Ramón Bauzá, y su “obsesión antilingüística”. Mientras, el diputado de MÉS per Menorca, Nel Martí, ha comparado las leyes promovidas por Bauzá “en contra” de la lengua catalana con los “Decretos de Nueva Planta”. Por su parte, la diputada del PP, Núria Riera, ha reprochado que “las medidas que se quieren tomar solo pretenden derogar las medidas hechas por el PP”. “No defiende la lengua, sino que pone en evidencia que en su ADN está la derogación por la derogación de lo que hace el PP, aunque sea bueno”, ha censurado durante el debate.

PP y Ciutadans han visto como se rechazaban todas las enmiendas que habían presentado durante el debate. Mediante dicha modificación se hace efectivo el uso progresivo y normal de la lengua catalana en el ámbito oficial y administrativo y se establece que los topónimos tengan como única forma oficial la lengua catalana. La portavoz del PP, Marga Prohens, ha censurado que estos asuntos se debatan en un pleno extraordinario ya que “se tratan temas ordinarios” y supone “un gasto para los ciudadanos”.

El portavoz de Ciutadans, Xavier Pericay, ha expresado que “el debate tendría que basarse en “un problema de libertad y derechos y no de lenguas” ya que “las lenguas no tienen derechos, el derecho lo tienen sus hablantes”. Sobre las enmiendas que han ido rechazadas ha criticado que “el Govern no tiene voluntad de llegar a acuerdos, solo busca dialogar entre sí y con Podemos”.

El pleno del Parlament ha comenzado con un minuto de silencio y la lectura de una declaración institucional de condena de la violencia machista. Por otro lado, Tania Marí del Grupo Popular ha tomado posesión como nueva diputada autonómica en sustitución de José Vicente Marí, que fue elegido como diputado en las elecciones al Congreso del pasado 20 de diciembre.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.