El GOB advierte de que la albufera de Mallorca pierde calidad ambiental

Las pasadas semanas se ha empezado ha realizar el recuento invernal de aves acuáticas coordinado por el GOB y con la participación de la Sociedad Ornitológica de Menorca y la Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca.

Con todo ello, según ha explicado el GOB en un comunicado se ha constatado la reducción del número de algunas de las aves como consecuencia del empeoramiento de la calidad del agua. Por ejemplo, la focha y el pato azul, dos de las especies más abundantes en la albufera de Mallorca se han visto reducida su presencia en la isla de modo considerable.

De hecho, la focha ha visto reducir su población invernal de los 3.500 ejemplares en 1.999 hasta los 400 en los últimos tres años, registrando mínimos históricos. Sin embargo, según datos del GOB, a pesar de su descenso poblacional en la albufera de Mallorca el número de fochas se ha incrementado considerablemente en Menorca.

Asimismo, la presencia del pato azul también está descendiendo, aunque no de forma tan acusada, y es que se ha pasado de 4.000 aves de esta tipología registradas en el 2010 a las 1.500 los últimos dos años. No obstante, esta reducción no se nota en el salobral de Campos y Sa Vall, según informa el GOB.

Esta situación se debe a que estas dos especies requieren aguas con poca salinidad y baja contaminación, y tal y como recoge el libro verde de protección de especies en las Baleares, “diferentes estudios realizados en la albufera han detectado un incremento significativo de sales y nutrientes en el parque en las últimas dos décadas”.

Por este motivo, desde el Gob reclaman acciones para solucionar estos cambios. Entre estas reclamaciones están: la mejora del tratamiento de las aguas residuales urbanas que acaban llegando a la albufera, crear una estrategia de gestión hídrica y reducir el uso de los fertilizantes, entre otras.

Asimismo, uno de los principales problemas es la calidad del agua, para su mejora la junta rectora del parque ya ha solicitado en distintas ocasiones la mejora de las depuradoras o la instalación de filtros verdes para evitar la entrada en el parque de las aguas de mala calidad.

Por último, desde el GOB aprovechan que el próximo 2 de febrero se celebra el día mundial de las zonas húmedas para solicitar a la Conselleria de Medi Ambient, agricultura i Pesca que “aborden urgentemente y de forma integral la problemática de la calidad del agua en el parque natural”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.