Admitida la querella por prevaricación contra los exregidores Guillermo Navarro e Irene San Gil

El Juzgado de Instrucción número 3 de Palma ha admitido a trámite una querella interpuesta por un subinspector de la Policía Local contra los exconcejales Guillermo Navarro e Irene San Gil, a quienes atribuye un presunto delito de prevaricación por asignar y mantener de forma “arbitraria” e “injustificada” al afectado en una plaza, en la Unidad de Tráfico del cuerpo, que judicialmente había sido declarada nula.

Mediante una providencia a la que ha tenido acceso Europa Press, la jueza María Pascual ha citado a declarar al denunciante el próximo 4 de abril. La querella también va dirigida contra el jefe del departamento de Servicios Jurídicos del Consistorio, Miquel Antich, y el del área de Personal, Juan García.

Tal y como sostiene el subinspector, los querellados “en ningún momento” procedieron a ejecutar la sentencia que, por la vía contenciosa-administrativa, declaraba nulo el destino que le fue asignado, “en detrimento de sus derechos económicos”, por lo que “se le conservó en un puesto que era contrario a Derecho”.

“Pero no sólo eso”, añade la querella, que relata cómo las diversas instancias que el perjudicado iba formulando para que fuera reubicado en la plaza que ocupaba anteriormente -entre 1998 y 2009- y en las funciones que le competían “caían en el sueño de los justos y se adentraban en un limbo del que nadie los sacaba, permitíendose así que mi mandante continuase ocupando una plaza ajena a la suya, mientras que la legítimamente de su propiedad era ostentada por un extraño”, abunda el abogado del subinspector.

En el año 2014 se archivó la imputación de la teniente de alcalde de Función Pública del Ayuntamiento de Palma, Irene San Gil, quien había sido encausada en el marco de unas pesquisas que investigaban el proceso de selección del tribunal que intervino en unas oposiciones a agente de la Policía Local. Por su parte, Guillermo Navarro está siendo investigado por supuestos delitos de coacciones y prevaricación en su intento de obstruir las investigaciones de la supuesta manipulación de las pruebas de acceso a la Policía de Palma.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.