Alemania dificulta el acceso a ayudas sociales a los inmigrantes de la UE

Alemania pone más difícil a los inmigrantes europeos (y españoles) la estancia en su país. A todos aquellos ciudadanos de la Unión Europea que quieran recibir algún tipo de ayuda social tendrán que haber cumplido una estancia mínima de cinco años en el país bávaro; el proyecto de ley aprobado el miércoles afecta a los extranjeros que no hayan cotizado en Alemania. Sin embargo, los ciudadanos con nacionalidad alemana, aunque no hayan alcanzado ese mínimo, tendrán acceso a todas esas ayudas.

Cuando la nueva medida entre en vigor, esas ayudas sociales dejarán de estar disponibles para esas personas, entre las que se incluyen el subsidio por desempleo y complementos salariales para personas con recursos escasos. Entre ellas se incluyen el pago de facturas básicas, el acceso a la vivienda o ayudas de 150 euros por hijo. 16 700 españoles residentes en Alemania se benefician en la actualidad de esas ayudas, aunque no todos ellos perderán su derecho a percibirlas.

Sin embargo, esto no ocurre en el caso inverso. En España, no se hace distinción entre nacionalidades o tiempo en el país para poder recibir ayudas. Esto significa que un ciudadano alemán que resida en España seguirá teniendo la posibilidad de percibir cualquier tipo de ayuda social independientemente del tiempo que haya cotizado, aunque en su país no ocurra lo mismo con los extranjeros.

De esta forma, el Gobierno alemán busca evitar a todo tipo de inmigrantes que decidan aprovecharse del sistema de ayudas sociales de Alemania. La socialdemócrata Andrea Nahles, principal impulsora de esta medida y ministra de Trabajo y Asuntos Sociales, ha afirmado que “para quienes nunca hayan trabajado aquí y dependan para subsitir de la ayuda financiera” del Estado alemán, “deben pedir esas prestaciones en sus países de origen”

Nahles ha afirmado que “con el proyecto de ley logramos seguridad jurídica. Queda claro que quien trabaja y paga sus impuestos tiene también legítimo derecho a las prestaciones de nuestro sistema social”. Todos los inmigrantes que hayan cotizado el mínimo exigido, cinco años, volverán a tener derecho a beneficiarse de todas sus ayudas.

Esta medida se aprueba a un año de la celebración de las elecciones generales alemanas y con un partido xenófobo al alza. La medida ha sido criticada duramente por los partidos de izquierda y ecologistas de la oposición, así como los sindicatos, que la consideran inconstitucional: planean impugnarla al Tribunal Constitucional alemán.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.