Lo que opinan los mallorquines del alquiler turístico

La vivienda vacacional, a debate
La vivienda vacacional, a debate

La Fundación Gadeso ha puesto en tela de juicio las impresiones de los residentes frente a la nueva ley del alquiler turístico, las viviendas vacacionales.

El borrador del anteproyecto de ley que ha presentado el Govern para intentar regular el denominado ‘alquiler vacacional’ parece no gustar a prácticamente nadie, aunque por diversas motivaciones. Unos aseguran que entra en contradicción con leyes de mayor rango, otros que es demasiado permisiva, los de más allá que imposibilita de hecho el uso turístico de las viviendas…

Algunas personas ven como peligran los beneficios económicos que les reporta la actividad, mientras otros la consideran una competencia desleal respecto a su modelo de negocio. Liberalización o prohibición: en peligro están el territorio, el medio ambiente o el derecho a la vivienda.

Niveles de aceptación

Según las encuestas realizadas por la Fundación Gadeso, en medio están los que piden la regularización por una nueva concepción del turismo, las nuevas tecnologías y el mercado, y más cuando la capacidad de inspección es tan limitada para una actividad tan extensa.

En Mallorca un 58% de la población está en desacuerdo con el alquiler turístico, y un 30% está a favor, en función del lugar de residencia de los entrevistados. En Palma, por ejemplo, es donde se muestran más contrarios (pisos en fincas plurifamiliares) mientras que en las zonas turísticas lo aceptan mejor.

Núcleos urbanos no turísticos como Manacor, lnca, Binissalem, Felanitx o Sa Pobla es donde se registra un mayor número de personas no posicionadas. Nadie quiere esto en zonas protegidas, pero apoyan la actividad en zonas aisladas.

Sí, pero lejos

Entre un 28 y un 34% aceptan este uso en chalets y unifamiliares  alejados del centro, según los informes de la Fundación Gadeso. Los mayores detractores están en Palma y el mayor problema es conjugar a residentes con visitantes.

Está también la especulación, la concentración poblacional ‘expulsada’  a barrios determinados, los que hablan de un importante soporte económico para muchas familias y los que piensan que esto será un reparto equitativo para muchas familias no relacionadas con el sector turístico.

Y tres de cada cuatro residentes reclama un registro de viviendas y un control de actividades, sobretodo de cara a una claridad específica en los impuestos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.