El Govern busca desbloquear el conflicto con SFM a golpe de talonario

Los pasajeros del tren son llevados al autobús en pleno caos

Francina Armengol ha pedido este martes, desde su turno en el Parlament, ‘tranquilidad’ a los empleados de SFM, a quienes ha recordado que “se ha cumplido con lo acordado en los presupuestos de 2017 y se cumplirá en las mesas del sector público instrumental, que se convocarán en unas semanas, porque se trabaja para resolver una situación injusta por la congelación salarial acordada en la pasada legislatura”.

Ante esto, el Comité de Empresa de SFM quiere transmitir que “no es cuestión de tiempo, los acuerdos ya estaban tomados y los han roto y encima intentan parar la huelga a golpe de talonario”. Insisten en su ‘negación absoluta’ a la propuesta que hizo el Govern el pasado viernes, del que se desprendía una inminente desconvocatoria de la huelga de los trabajadores de  Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) por un acuerdo entre la dirección y los trabajadores, ofreciéndoles el cobro de las horas extras, y así ‘conseguirían en parte los objetivos económicos que habían marcado como objetivo’.

‘NO es NO’

Diferentes portavoces del Comité de Trabajadores dicen que ‘NO es NO’ ante estas propuestas. “Desde la patronal y desde la Conselleria quieren ganar tiempo metiendo en nómina unas horas extras que nos deben pero que a la larga o a la corta no podrán pagar. Quieren convocar nuevas plazas con una posible modificación de la ley de Función Pública que hizo Bauzà cuando era presidente. Los trabajadores queremos una salida, pero no es esta. Ni nos vamos a ‘prostituir’ ni seguiremos la zanahoria que nos ponen delante”, dicen.

“Si las horas extras están vetadas en las empresas públicas, ¿van a levantar el veto?… Estamos en contra del acuerdo del consejo de Govern. Así no vamos a desactivar la huelga, estamos todos movilizados y todos decimos que ya no toleramos ni una más. No vamos a pasar por ahí ni vamos a admitir ningún chantaje de este tipo, sobretodo porque huele un poco a guerra sucia. No pedimos dinero, no queremos las horas extras en nómina porque eso es una burbuja que luego explota. Queremos que las personas que entren tengan las mismas condiciones laborales y los mismos sueldos que nosotros, no de ‘low cost’, no pueden comprar a los trabajadores con dinero fácil. Nada de ‘horas extras por plantilla’, no hay negociación en este sentido. Entre quien entre, que sea en las mismas condiciones y para siempre, y los que estamos, solamente pedimos igualdad y unos baremos muy claros”, dicen.

“Están tocando una tecla muy sensible y de manera muy sibilina, no pueden inflar fictíciamente las nóminas con horas extras que luego no pueden pagar y eso es la excusa perfecta para echar gente a la calle”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.