La huelga de los puertos depende la reunión entre Fomento y estibadores

estibadores

Pudo venir en un barco de nombre extranjero o ser tan nacional como los envinagrados, pero el Ministerio de Fomento y los sindicatos y la patronal de la estiba se vuelven a reunir este martes, 14 de febrero, con el fin de lograr un acuerdo ‘enamorado’ o ‘rubio como la cerveza’, pero el pecho ‘tatuado’ se reafirma en la necesidad de la reforma del sector que el Consejo de Ministros aprobará este viernes y, en último término, evitar la huelga convocada en los puertos para los días 20, 22 y 24 de febrero.

El Departamento que dirige Íñigo de la Serna y los agentes del sector retoman a las 12.00 horas de este martes las negociaciones que el pasado viernes concluyeron con posturas totalmente opuestas.

 

La articulación de un registro de estibadores constituye el principal escollo de la negociación. Para los trabajadores del sector, constituye la principal reivindicación para garantizar sus empleos y sus actuales condiciones laborales tras la reforma. No obstante, para Fomento supone una ‘línea roja’ que no puede aceptar porque la Comisión Europea ‘lo rechaza totalmente’.

La reforma de la estiba debe contar con el visto bueno de Europa, dado que se aborda para adaptarla a la normativa comunitaria, a la que actualmente contraviene. Ello, a su vez, provoca que España afronte actualmente el riesgo de que el Tribunal de Justicia de la UE le imponga una sanción.

Así, además de las posturas enfrentadas y las líneas rojas, la dificultad del acuerdo sobre la estiba estriba también en el corto margen de tiempo con que las partes cuentan para negociar.

Viernes, tope para las negociaciones

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha ratificado este lunes que el Real Decreto Ley de la reforma se aprobará en el Consejo de Ministros de este viernes, con lo que esta es la fecha máxima para alcanzar un acuerdo.

El Ministerio achaca la urgencia a su convencimiento de que el Tribunal Europeo está a punto de imponer la referida sanción a España por no haber reformado antes la estiba. Por ello, en paralelo también trabaja con los grupos parlamentarios para que el Congreso otorgue cuanto antes la posterior convalidación.

En virtud de su reforma, Fomento busca acabar con el monopolio de la estiba que tienen las sociedades de servicios portuarios, las Sagep. Estas firmas controlan al total de 6.150 estibadores que actualmente trabajan en la red de puertos del país y su contratación por parte de empresas que operan en estas instalaciones.

Los estibadores son un colectivo clave para la actividad portuaria, dado que se encargan de cargar y descargar de los barcos la mercancía que entra y sale por los puertos, esto es, el 86% de las exportaciones y el 60% de las importaciones. Por ello, una huelga del sector podría bloquear este tránsito de mercancías, con el consiguiente perjuicio para muchas empresas de distintos sectores y el conjunto de la economía.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.