En juego el futuro inmediato de Urdangarin y Torres

A las diez y media de la mañana de hoy se decide la situación personal de Iñaki Urdangarin y Diego Torres. Entre fuertes medidas de seguridad y un amplio dispositivo mediático, este jueves, el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia de Palma ha citado, a petición del Ministerio Fiscal, a los acusados por el ‘caso Nóos’, Iñaki Urdanagrin y Diego Torres, para celebrar una ‘vistilla’ en la que se decidirá si se imponen medidas cautelares.

Por su parte, el fiscal Pedro Horrach, ha anunciado esta semana que podría pedir prisión preventiva eludible con fianza para el ex duque de Palma y el que fuera su socio, aunque esperará a escuchar las alegaciones de las partes.

El tribunal deberá resolver sobre las medidas cautelares planteadas por las partes y no podrá adoptar ninguna de oficio ni imponer medidas más gravosas que las solicitadas por las acusaciones, tal y como establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La causa

Urdangarin está condenado a seis años y tres meses de cárcel por prevaricación, fraude y dos delitos fiscales y Torres está condenado a ocho años y seis meses por otros cinco delitos de corrupción.

La vista será a puerta cerrada y los medios de comunicación dispondrán de tres zonas acotadas para desarrollar su trabajo en el exterior de la sede del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB).

Por otro lado, los abogados de ambos condenados, Mario Pascual Vives y Manuel González Peteers, han coincidido en rechazar que su defendidos deban ingresar en la cárcel.

En concreto, Vives ha señalado este miércoles, día previo a la vistilla, que cree que su cliente no irá a la cárcel, pero ha recordado que esa es su opinión y que “los que deciden son sus señorías”.

Ante los medios frente a la puerta de su despacho en Barcelona, el letrado ha reconocido que es “incapaz de saber lo que puede decir el ilustre representante del Ministerio Fiscal”, aunque ha añadido que espera “lo mejor” para Urdangarin.

Por su lado, la abogada Virginia López Negrete, que ejerce la acusación popular en el caso Nóos en representación de Manos Limpias, ha presentado su renuncia ante la Audiencia Provincial de Madrid, por lo que la acusación popular no estará presente en la vistilla.

En un escrito, la abogada señala que renuncia por motivos “exclusivamente personales, habida cuenta de que hay intereses totalmente contrapuestos, una pérdida de confianza absoluta hacia el cliente así como a las desavenencias que entre ellos son insalvables, de confianza de este letrado hacia su cliente”.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.