El Parlament balear, tercero en falta de transparencia

280217 parlament ib

Los parlamentos de Andalucía, Aragón, Baleares y Navarra son los menos transparentes de España, según el segundo Índice de Transparencia de los Parlamentos (IPAR), que refleja que las 19 cámaras analizadas, incluidas el Congreso y el Senado, han aprobado al superar los 50 puntos sobre 100.

El estudio, elaborado por la organización Transparencia Internacional, constata una “mejora general” del nivel de transparencia de las 19 instituciones con respecto a las puntuaciones que obtuvieron en 2014. En esa primera edición del estudio la puntuación media global fue de 64,1 sobre 100, mientras que en la actual ha sido de 82,2.

El presidente de Transparencia Internacional, Jesús Lizcano, ha hecho hincapié en la mejora, aunque ha señalado que “todo lo que sea quedarse lejos del 100 es un fracaso”: (Baleares no llega al 67 por ciento). “No está mal, pero es insuficiente según nuestro modo de ver”, ha añadido durante una rueda de prensa convocada para presentar los resultados.

Cinco suspensos en ‘derecho a la información’

El estudio mide el nivel de transparencia en base a 80 indicadores que evalúan seis áreas de transparencia. De estas seis, la relativa al ‘Derecho de acceso a la información’ es la que peor parada ha salido, al obtener una nota media de 68,7 puntos sobre 100.

De hecho, en este ámbito suspenden los parlamentos de Baleares (11,1); el navarro (22,2); el de Aragón (33,3); el de Cataluña (44,4); y el andaluz, que obtiene la misma nota que el catalán. Por su parte, el Parlamento canario, el cántabro, la Asamblea de Madrid y las Cortes de Castilla-La Mancha cosechan la puntuación más alta posible: 100 sobre 100.

Las cinco áreas restantes analizadas consiguen una nota media mucho más alta: Información sobre la actividad parlamentaria (88,2); Relaciones con los ciudadanos y la sociedad (85,2), Transparencia económico-financiera (75,1), Transparencia en las contrataciones (74,7) e Información sobre el Parlamento (90,6).

En cualquier caso, desde Transparencia Internacional apuntan que hay todavía un buen número de “asignaturas pendientes” como la inexistencia de un Código ético parlamentario o la falta de una oficina de información al ciudadano, además de la no publicación de los gastos de viaje individualizados de los parlamentarios o de sus contratos en la plataforma de contratación del sector público, entre otras “carencias” informativas”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.