El acusado niega los hechos y cree que hay una intención de desacreditarle

Europa Press. Imagen del juicio

La Audiencia de Palma ha juzgado esta mañana a un hombre, de nacionalidad alemana, por presuntos abusos a un menor. Durante su intervención, el acusado ha tratado de defenderse negando los hechos.

Y ha apuntado a que las acusaciones se deberían a una intención de desacreditarle y hacerle daño porque tiene antecedentes. En concreto, el hombre fue condenado por abusos sexuales, utilización de menores con fines pornográficos, exhibición de material pornográfico y tráfico de drogas, causa que dejó cumplida en 2011 y que fue cancelada en 2015.

A preguntas del fiscal, el acusado ha explicado que acogió al menor en su casa. La razón, en la vivienda de la madre, “un garaje reformado”, no había espacio.

Así, ha negado la amenazas, que hubiera tocamientos mutuos, haberle hecho fotos desnudo y que hubiera visto cualquier tipo de pornografía con el niño. Preguntado por si hubo algún tipo de contacto sexual ha dicho que “no, en absoluto”. “No hubo contacto físico en el sentido sexual, yo prefería mirar que tocar porque no quiero asustar”, ha dicho.

Por otro lado, sí ha dicho que descubrió en un ordenador que usaba el niño pornografía sadomasoquista, dibujos animados japoneses en los que se simulaba la violación de menores y que informó a la madre de esto porque no lo consideraba adecuado.

Además, ha dicho que una vez, mientras pensaba que el niño estaba dormido, este le pilló a él masturbándose y le recomendó una página donde había vídeos porno de mejor calidad. Al niño, por su lado, el hombre ha reconocido haberle pillado masturbándose en varias ocasiones. Cuando esto ocurría, le pedía que lo dejara de hacerlo y que se fuera a dormir.

Asimismo, ha reconocido haber estado condenado por posesión de pornografía infantil y tocamientos. Interrogado por si volvía a tener este tipo de material ha dicho: “He tenido una vez el problema, no lo voy a tener dos veces”.

A preguntas de su abogado defensor, ha asegurado que la denuncia por este caso también puede deberse, además de la intención de desacreditarle, a que “falló” al niño ya que le dijo que le llevaría a Alemania a estudiar informática y esto no ha podido ocurrir.

Por su parte, el Ministerio Fiscal solicita una pena de 15 años de prisión. Según la acusación, el hombre “intentaba ejercer” sobre él una relación paternal y obligaba al menor a ver vídeos de material pedófilo y pornográfico intimidándole diciendo que si se negaba a hacerlo o incluso no volvía más a la casa “le haría mucho daño a su hermana y mataría a su madre”. Además, según el fiscal, el acusado también le realizó tocamientos y otras prácticas y le obligó a hacérselos a él.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.