Ana Rosa Abejón: “Hay que escuchar a las personas sordas”

Ana Rosa Abejón es intérprete de Lengua de Signos para personas sordas y guía intérprete para personassordo-ciegas, presta sus servicios en el Consell de Mallorca desde que se inauguró (con ella al frente) y domina las técnicas de guía y orientación para este colectivo y sus sistemas de comunicación.

Afronta su rutina sin paracaídas y sabiendo que puede, que pueden, que la lengua de signos no es estrictamente un sistema alfabético, y que necesita del espacio de tres dimensiones para materializarse. La comunidad sorda de Mallorca la reivindica como su lengua vehicular, y Ana Rosa es su abanderada.

“La lengua de signos está llena de plasticidad y belleza y es capaz de crear la magia de la poesía y de envolver a las personas en un mundo onírico lleno de imágenes fantásticas. Sirve para confesarse, para la filosofía, para discutir o hacer el amor. Está llena de fuerza simbólica… El alma que se escapa por sus dedos es para ellos la vida misma”. (Oliver Sacks).

 – Una cita preciosa, que habla de las manos y del silencio… Y también de la comunicación

– Por eso la repito, porque es fundamental. El alma y la vida están en la yema de los dedos. Cuando careces de un sentido, la piel es fundamental.

– ¿Cuándo y por qué empezaste con la interpretación?

– De una forma natural, era algo que hacía con normalidad y de manera altruista porque me he criado con personas sordas, tengo un hermano sordo y muchos de mis amigos también son sordos. Un día me ofrecieron un trabajo y así vino la formación académica y después la profesionalización, eso ya fue en 1996, hace años, aún no estaba institucionalizado el servicio ni nos imaginábamos conseguirlo.

– ¿Qué problemas más acuciantes tienen las personas sordas?

– Las barreras de comunicación son su principal problema, viven en un mundo de oyentes, la mayoría de la información se produce por vía auditiva y se modula por imitación, eso representa una gran dificultad para una persona sorda. Pero con los recursos necesarios pueden acceder a la información. Y es indispensable respetar la idiosincrasia del individuo sordo y facilitarle los medios que él mismo reclama, y no lo que los oyentes cargados de buenas intenciones ‘pensamos’ que son mejores. Hay que escuchar a los sordos adultos, su experiencia y por lo tanto su opinión, principalmente ahí deben fundamentarse las políticas de integración. Nada para ellos, sin ellos.

ana rosa abejon invierno

– ¿Todos los sordos conocen el lenguaje o hay sectores a favor de la integración con los oyentes al margen de la lengua de signos?

– Partiendo de la base que la población sorda es heterogénea, para los sordos el uso de la lengua de signos es tan natural como para los oyentes el uso de la lengua oral, no sólo lo creemos uno cuantos. Noam Chomski, una de las figuras más destacadas de la lingüística del siglo XX, hace mucho tiempo que lo afirma. Cuando se usa como lengua vehicular para el aprendizaje de conocimientos, los resultados son espectaculares, las estadísticas están ahí.

– ¿Entonces?

– En España la educación del niño sordo ha seguido la tradición del oralismo, entendida como enseñanza del lenguaje verbal exclusivamente, y en términos generales basada en la repetición mecánica del lenguaje oral. Es una tradición mantenida hasta hace pocos años, a pesar de los pobrísimos resultados obtenidos.

– No se hace bien, entonces…

– Insisto en que solo hay que consultar las estadísticas, para hacernos una idea del gran fracaso que ha representado. Sólo hace diez años, el 80% de las personas sordas eran analfabetas funcionales. Los sordos han estado fuera del sistema educativo a pesar de la buena voluntad de sus educadores. Aunque esa tradición ha perdido muchísima fuerza, sigue estando presente en nuestro sistema, y al final los padres hacen lo que los profesionales les aconsejan. Eso es lo que explica que se escojan corrientes educativas al margen de la lengua de signos, y que por supuesto puede ser muy válida para determinados sordos, pero no para todos.

– ¿Hay centros escolares específicos para niños sordos?

– Hay centros de escolarización preferente para alumnado sordo en los que conviven niños sordos y oyentes, profesorado sordo y oyente, con experiencias altamente satisfactorias. El colegio ‘El Sol’ en Madrid es sólo un ejemplo de los que ya hay en nuestro país. Cataluña también es una comunidad pionera en este aspecto. Utilizan la lengua de signos como lengua vehicular para el aprendizaje, proporcionan en el aula modelos de educadores sordos, no intentan que el niño sordo parezca un niño oyente. Lamentablemente nuestra Comunidad no es un ejemplo.

ana rosa abejon lengua de signos 2“Cuando se le niega a un niño sordo conexiones con personas sordas o se le prohíbe aprender lengua de signos está perdiendo el acceso a toda una historia de soluciones creadas para él por otras personas como él mismo”. Padden y Humphries.

– La CNSE reivindica que la proposición de ley sobre pluralidad lingüística del Grupo Socialista incluya también la lengua de signos, ¿estás de acuerdo?

– Es lógico, la lengua de signos española y la lengua de signos catalana son lenguas oficialmente reconocidas (ley 27/2007), forman parte de nuestro patrimonio cultural, y por encima de todo garantizan el ejercicio de derechos fundamentales que sólo se pueden  articular mediante la lengua, como son la educación o a la justicia, por citar algunos.

– La CNSE también insta al Congreso a aumentar la financiación de las políticas de accesibilidad que garanticen el ejercicio de los derechos fundamentales de las personas sordas, ¿es necesario?

– Imprescindible. Este año se celebra el 10º aniversario de la ley 27/2007, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas, la realidad es que su implementación ha sido muy escasa por la falta de recursos económicos. Es necesaria una apuesta firme en este aspecto. Las personas sordas no pueden dejar pasar más tiempo en su educación, en sus oportunidades laborales, en todo aquello que garantiza su participación en la sociedad como miembros de pleno derecho.

– ¿Hay otras instituciones que tengan este servicio?

– No hay. Somos la única institución que hace accesible en lengua de signos a los ciudadanos sordos toda su información. Hemos sido y somos un ejemplo para las demás Instituciones, que si bien han hecho avances, todavía están muy por detrás del Consell de Mallorca y del IMAS. El Parlamente interpreta en lengua de signos sólo una pequeña parte de sus sesiones plenarias, lo que no tienen ningún sentido, el Ayuntamiento de Palma sí que hace accesibles sus plenos, y algunos de sus actos más relevantes, sin embargo, aunque son avances importantes, no son suficientes.

ana rosa abejon lengua de signos– ¿Qué tipo de acompañamientos hacéis habitualmente?

– Cosas normales como ir al médico, a un abogado, al veterinario, a alquilar un piso, la compra de cualquier electrodoméstico, una junta de vecinos, por ejemplo, los trámites habituales para cualquier persona, para ellos es más complicado.

– ¿Destacamos algo más?

– Hay que destacar, y mucho, el papel de todos y cada uno de los diferentes responsables  políticos que, durante estos años, han promovido el uso de la lengua de signos en el Consell de Mallorca. Todos, sin excepción, han creído en el derecho de los sordos mallorquines a usar su propia lengua en el ámbito de la Institución.

El Consell de Mallorca

En el Consell de Mallorca cualquier comunicación con el ciudadano, comparecencia de cargo público o publicidad institucional, es accesible en lengua de signos. Empezó en el año 2002 cuando no había nada que lo obligara, sólo el sentido común. 15 años después y gracias a su ejemplo, el resto de instituciones y la sociedad en general entienden la accesibilidad como algo que debe ser normal en los actos públicos.

El servicio nace con la vocación de dar apoyo a todas las situaciones de cariz administrativo en las cuales la persona sorda o sordo-ciega se pueda encontrar excluida.

El Servicio de interpretación de lengua de signos del Consell de Mallorca puede solicitarse mediante llamada telefónica, SMS, wassap, fax y correo electrónico, con indicación de la fecha, la hora y el lugar, con un mínimo de tres días de antelación.

Las peticiones se atienden por orden de recepción de lunes a viernes, de 8.00 a 20.00 horas y se da prioridad a las urgencias, entendiendo por ‘urgentes’ las asistencias médicas, policiales o similares.

Puede solicitarse en las recepciones del edificio de servicios centrales, sede del Consell de Mallorca (Palau Reial, 1, Palma) y en el Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS, General Riera, 67), donde hay expuesto el cartel indicativo de atención en lenguaje de signos, un símbolo de lectura internacional de fácil comprensión, tanto para las personas sordas como para las oyentes, donde se puede poner en contacto con el intérprete para que el servicio se pueda efectuar al momento.

Si no es posible, se ha de remitir al usuario a los mecanismos habituales de petición del servicio.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.