“He dejado de sobrevivir para aprender a vivir”

Josete ha sido uno de los nombres propios de la semana. Los diarios locales, las teles nacionales, y sobre todo las redes sociales han ‘ardido’ en los últimos días con la historia de un individuo que después de 25 años, y con la ayuda de algunos “ángeles” como él mismo los define, ha decidido volver a nacer.

¿Has visto el video?

Sí, lo he visto, y no me esperaba este ‘boom’, la verdad es que me ha sobrepasado.

¿Te paran por la calle?

Sí, sobre todo quienes me conocen, están todos muy contentos.

¿Estás contento?

No sé si contento, pero en una nube. Nervioso sí, porque no lo esperaba.

Todas las televisiones te han hecho reportajes, no?

sí, muchas, pero yo me he aislado, me hacen reportajes pero no los veo. Me aíslo o me estreso.

Será el precio de la fama…

A mi lo que me preocupa es poder arreglarme el oído antes de que la infección que tengo me haga más daño. Llevo tres años en lista de espera, y aunque no me duele porque ya no tengo nervio, verlo cada día se me hace un mundo.

De momento el proyecto ha servido para salvarte la vista:

Sí, antes no podía distinguir ni la gente. Ahora me he operado de cataratas, y mi vida ha mejorado mucho, han hecho un buen trabajo.

En el vídeo podemos ver tu reacción al comprobar el cambio radical de imagen. Pero, ¿cuánto tiempo hacía que no te mirabas al espejo?

Mucho tiempo. No me gustaba lo que veía. Me quería hacer invisible para mi, tal como era también para los demás. Pero tampoco reprocho nada a la gente. Quizás yo también tendría reacciones parecidas si estuviera en su lugar. Yo tenía un problema muy importante de imagen, de higiene,… y personal.

¿Y ahora qué?

Me gustaría arreglar mis pies, que tengo problemas de salud, también el tema del oído porque me preocupa mucho, y conseguir un trabajo que me permita dejar de tener que hacer de aparcacoches. Eso es lo más importante para mi. Lo que quiero es dejar de sobrevivir para empezar a vivir. Y quizás después también habrá tiempo para tener pareja, pero ahora me quiero preocupar de mi mismo. Tengo que pensar en mi. Y si me quiero a mi mismo, podré querer a los demás.

José Maria Royo, músico de profesión, ha sido uno de los responsables de transformar la vida de Josete. No solo y no tanto físicamente como desde otros muchos puntos de vista. Han encontrado una habitación en un piso compartido, y han conseguido un patrocinador para que sufrague gastos de Josete que le permitirán muy pronto poder a vivir solo, otro de sus grandes y apasionantes retos en su nueva vida. Un trabajo loable que va mucho más allá de una campaña de marketing, aunque para bien y para mal las redes sociales hayan hecho que muchos se queden solo con esa parte frívola y superficial de una historia 100×100 humana. “Creo que hemos hecho un buen trabajo”, concluye José María, orgulloso de su nuevo amigo.

 

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.