Es Molinar exige que el futuro centro sociocultural del SAPS abra el próximo mes de septiembre

Archivo

El presidente de la Asociación de Vecinos Es Born de Es Molinar, Miguel Obrador, exigirá el próximo jueves al teniente de alcalde de Modelo de Ciudad y Vivienda Digna, Antoni Noguera, que las obras de adecuación del actual edificio del Servicio de Atención y Promoción Sociolaboral (SAPS) como futuro centro sociocultural del Molinar, “finalicen en un plazo no superior a los tres meses con el objetivo de que las instalaciones estén preparadas para dar servicio a los ciudadanos de la barriada a partir del próximo mes de septiembre”.

El próximo jueves, Antoni Noguera, acompañado por técnicos de Urbanismo y miembros de la Junta Directiva de la Asociación Es Born visitarán las instalaciones del SAPS con el objetivo de adecuar las salas atendiendo al convenio firmado entre Cort y la asociación hace un año.

Obrador ha explicado que este convenio especifica claramente que “las futuras instalaciones del SAPS se destinarán a diferentes usos del asistencial y del sociosanitario, por lo que con la nueva calificación, el SAPS pasa a ser definitivamente un centro sociocultural”.

Los vecinos pedirán a Noguera que “en un plazo no superior a los tres meses, el edificio pueda funcionar con determinados servicios como son una biblioteca con espacios de estudios, aulas de informática con sus respectivos ordenadores, espacios para actividades juveniles y zonas destinadas a la formación e inserción laboral, además de otros usos socioculturales, evitando con ello que el SAPS se convierta en un hotel de entidades”. La instalación de todos estos espacios implica adecuar, al mismo tiempo, los actuales módulos que componen el SAPS.

Asimismo, el presiente de la asociación de Es Born dejó claro que el Ayuntamiento “debe aportar el personal necesario para que estas instalaciones puedan funcionar correctamente”. La idea, añadió Obrador “es que todos los espacios estén totalmente adecuados en un tiempo no superior a los tres meses y en septiembre el barrio pueda empezar a disfrutar de estas instalaciones”.

Como se recordará, el Ayuntamiento de Palma y la propiedad del solar alcanzaron un acuerdo para que no se ejecutase la sentencia judicial firme que obligaba a desmantelar este edificio y que fuese utilizado para usos socioculturales por los vecinos de la barriada. Este acuerdo implicaba un coste para Cort de 620.000 euros que, a juicio de Urbanismo era inferior al coste de desmantelar los módulos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.