Yuste pierde los papeles: “Vete a tomar por el culo” (1-1)

El Real Mallorca no levanta cabeza y se acerca cada vez más al desastre de la Segunda División B

Ya no queda nada. Aquel 1 de Octubre del 2012, cuando el Mallorca ocupaba aún plazas de Champions League, cayó derrotado 1-0 en el Coliseum Alfonso Pérez. Desde entonces, sumando 49 victorias, 59 empates y 86 derrotas, el club ha sido otro. Desde entonces, el aficionado, impotente, ha visto pasar una decena de entrenadores en el banquillo en el que un día se sentaron señores tales como Cúper o Laudrup.

El aficionado ha visto una multitud de jugadores pisar el césped que antaño pisaron Messi y Ronaldo. El club mallorquín, cuya ambición -y necesidad- era volver a Primera división tras unas históricas dieciséis temporadas consecutivas en la Liga de los “Grandes”, sigue sin pasar una sola jornada en posiciones de play-off. El aficionado que cada Agosto compra la Harley Davidson que le venden, resultando ser un pobre Scooter que no pasa el ITV, el aficionado que tras un año de frustración vuelve a renovar su carnet de socio, el aficionado -los 10.869- que viendo su equipo acumulando empates y derrotas, hundido en la penúltima plaza a 6 puntos de la salvación acude a Son Moix, el aficionado que desde aquella temporada 2012-2013 sufre, que ve cómo su equipo va bajando en la clasificación, que celebra el centenario de su club con la nostalgia de años pasados, lejos del terrible y espantoso presente, este aficionado, el mallorquinista, está herido. Y de gravedad.

Estas últimas jornadas, el aficionado pide explicaciones, pide que los responsables den la cara. El encargado de ello hace dos semanas fue el delantero mallorquín Brandon, que salió a defender a sus compañeros reiterando el compromiso que tienen los jugadores del club bermellón que se sitúa hoy a 7 puntos de la milagrosa salvación (de Segunda Divisón). Una semana después, en Zaragoza, le tocó al CEO del Mallorca Maheta Molango, quien parece seguir sin asumir su responsabilidad en el fracaso deportivo del Mallorca. La responsabilidad de devolver al Mallorca al fútbol amateur. Poco más. El centenar de aficionados que este domingo protestaban en la Puerta 0 del Iberostar Estadio se dan cuenta, eso sí, que alguien parece haber olvidado su rol. Olvidado el porqué salen de su lugar de trabajo en Porsche. Los capitanes del Mallorca. Entre ellos, Héctor Yuste. A pesar de su muy dudosa calidad sobre el terreno, es un hecho que el cartaginés no está hecho para ser capitán, cuya función es dar la cara en el campo, pero también hacerlo hacia una afición desquiciada, que ve cómo unos jugadores, guiados por el dinero, manchan 101 años de historia. Tan grande le va el brazalete que un día llevaron Gallardo, Olaizola o Nunes, que tras el empate (1-1) de este domingo frente al Córdoba, Yuste perdió los papeles y se encaró con Mallorca Confidencial. Mientras entraba en un reluciente deportivo blanco con Joan Oriol, entre risas y fotos, en el párking de Son Moix, le preguntamos:
“MC- Héctor, eres capitán del Mallorca, ¿no vas a dar la cara?
HY- ¿Eh?
MC- Eres capitán del Mallorca, ¿no vas a dar la cara? -insistimos-
HY- ¡Tú vete a tomar por el culo!
MC- ¿Perdón?
HY- ¿Quién eres tú? ¿Quién eres? ¿Quién eres?”

Hasta que una tercera persona calmó al futbolista, aparentemente muy nervioso por nuestra pregunta, cuya respuesta fue rotundamente negativa. Una actitud que desde Mallorca Confidencial consideramos deplorable viniendo del capitán de un equipo de fútbol -aún- profesional, una persona que representa al club -¿y sus valores?-, insultando a un aficionado del club mallorquinista. Éste es el reflejo de la situación de un pobre Real Mallorca, que parece condenado al descenso.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.