Reflexiones sobre el alquiler vacacional

El alquiler vacacional, aquella actividad que genera mil contradicciones, que genera mil efectos, tanto negativos como positivos, genera la discordia donde no hay capacidad de consenso en ningún sector de la población. Ni entre las clases populares y trabajadoras ni en la patronal. Ante esto me gustaría generar tres apuntes a favor y en contra para mirar de aclarar la situación.

A favor:
1. Socializa parte de los beneficios del turismo. Genera circuitos económicos al margen del sector hotelero.
2. Reactiva zonas económicas deprimidas (tanto por el consumo del turista como del residente que incrementa su renta), como puede ser el Pla de Mallorca, que gracias a esta actividad, permite que el pequeño comercio y las pequeñas explotaciones primarias y secundarias prosperen.
3. Es una modalidad turística que no concentra toda la actividad turística en un mismo sitio, ya que por lo general, no dispone de servicio alguno.

En contra:
1. Genera un aliciente más a la especulación y a la gentrificación. Ya que permite generar rentas durante períodos donde la venta de la vivienda no genera los beneficios que algunos esperan.
2. Dicho proceso de especulación priva a las clases populares i trabajadoras de una vivienda a un precio lógico. Debido a que nadie querrá alquilar a un residente si gana más con el alquiler vacacional. Provocando que el beneficio del alquiler vacacional se armonizará con el alquiler regular.
3. Con esto la vivienda deja de ser un derecho y pasa a la mercantilización del capital.

Esto sólo son dos apuntes para mirar de clarificar algo desde mi humilde situación. Lo cierto es que el tema requiere debate, reflexión y una solución que sea cercana en el tiempo. Los mercados cuando se autorregulan acaban por perjudicar a los mismos de siempre.

Juan José Martínez Riera, coordinador general de Esquerra Unida de les Illes Balears.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.