“Algunos clientes del hostal se han quejado de los ruidos y se han ido a otra parte”

Calle Sant Esperit

La denuncia de la Asociación de Vecinos de Banc de l’Oli ante los intensos ruidos que generan algunas terrazas y bares de la zona, son corroboradas por algunos vecinos afectados quienes alertan sobre los clientes que no respetan el descanso vecinal, lo que está provocando que, sobre todo los martes (ruta martiana) y los viernes, la zona se convierta en un hervidero de jóvenes. Esta algarabía ha tenido como consecuencia que algunos vecinos hayan decidido irse a vivir a otras barriadas.

La zona “más caliente” del conflicto es la situada en la calle de Sant Esperit. Sofía, una joven de la barriada, reconoce que “el problema no está en la existencia de este bar. Lo que ocurre es que a partir de la medianoche, los clientes de bar salen a la calle a beber con las bebidas en la mano, lo que provoca que el ruido que generan en la calle sea insoportable”.

Peor lo llevan en un hostal situado en una calle adyacente y donde algunas de sus habitaciones están situadas al lado del bar en cuestión. Joan ( nombre ficticio pues no desea ser identificado) relata que “llevo tres años por esta zona y aparte del intenso ruido he podido ver algunas peleas. En el hostal, aunque nosotros advertimos a nuestros clientes que pueden notar ruidos en la calle, algunos de ellos se han quejado y han optado por irse a otro lugar ya que, según nos comentan, ellos han venido a Palma a descansar y no lo pueden hacer por el ruido”.

El problema, según Joan “se agudiza en verano, aunque la verdad tampoco cambia mucho en invierno, especialmente en determinados días. Nuestros clientes vienen buscando tranquilidad y este ruido los asusta y algunos se van a otra parte”.

Esta es la actual situación, lo que ha llevado a la asociación vecinal a solicitar al Ayuntamiento de Palma a que la Patrulla Verde de la Policía Local actué para evitar la intensidad de los ruidos que generan algunos negocios de restauración en esta barriada.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.