El hospital psiquiátrico de Palma atiende anualmente a 300 alcohólicos

La sociedad permite el alcohol, lo tolera y, en no pocas ocasiones, insta a consumirlo. A la larga, el exceso de alcohol producto de este arraigamiento social y del exceso de oferta, termina pasando factura y degenera en alcoholismo. En el hospital Psiquiátrico de Palma, cada año se atienden a 300 personas dependientes del alcohol, algunas de ellas politoxicómanas.

Antonio Short, Coordinador de la Unidad de Problemas Relacionados con el Alcohol, (UPRA) explica que fundamentalmente, esta unidad “se dedica a la desintoxicación del paciente. Para ello cuenta con un equipo compuesto por tres médicos, un psicólogo y una intersconsultora de psiquiatría.

La UPRA dispone para el tratamiento de 12 camas que albergan a los pacientes, aunque muchos de ellos reciben tratamiento pero no quedan ingresados en esta unidad”.

Short añade que, del total de pacientes “el 50% provienen de los servicios especializados, es decir, de los Centros de Atención a Drogodependientes (CAD); un 30% son derivados de los médicos de Atención Primaria y el resto llegan a través de médicos especialistas o por propia voluntad del paciente”.

190517 hospital psiquiátrico palma 2

La estancia media es de 10 días, siempre dependiendo del nivel de alcoholismo que presenta el paciente. El coordinador del UPRA apunta que “el objetivo es desarrollar en esta unidad el tratamiento de la persona para, posteriormente, derivarla a otros centros para que continúe con la terapia. Lo que intentamos es conseguir retirar el alcohol del paciente y garantizar que no beba mediante un tratamiento farmacológico. Este tratamiento farmacológico va acompañado de sesiones psicodidácticas”.

Antonio Short advierte que “el 50% de los ingresados lo hacen por primera vez y, lo que hemos notado, es que ha habido un aumento notable tanto en el ingresos de jóvenes como de personas ya mayores, entre los 60 y los 70 años”.

190517 hospital psiquiátrico palma 1

La UPRA está preparada para las posibles recaídas ya que, tal y como concluye Antonio Short, “se es alcohólico toda la vida. Lo que hay que hacer es aparcar la demanda de alcohol que solicita el cerebro”.

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.