Aprendices de fiscales en el Parlamento

Si por algo destaca este Pacto de izquierdas es por jugar a aprendices de fiscalillos desde que empezó la legislatura. Así se ha vuelto a visibilizar en la sesión parlamentaria del martes, donde una vez más los grupos de izquierdas han presentado una propuesta para reclamar nueva investigación judicial sobre las obras de las carreteras de Ibiza.

Unas infraestructuras construidas hace diez años por un gobierno popular y sobre las que, a pesar de los intentos de boicot del Segundo Pacto, existen dos archivos de la Fiscalía Anticorrupción, informes claros de Abogacía y una costosa auditoría que no demostró ninguna irregularidad.

Unas carreteras que, a su vez, han permitido mejorar las conexiones en Ibiza y reducir sensiblemente el goteo de muertes en los puntos negros de la isla.

Pero a los partidos más radicales no les ha bastado con el archivo de Fiscalía, ni con la auditoría del Segundo Pacte, ni con la última Comisión de investigación que ha durado un año en el Parlamento balear y por la que han pasado más de 50 personas para concluir lo que ya sabíamos. Lo que los jueces ya auditaron en su momento: que las obras se habían tramitado correctamente y que el sobrecoste de 16 millones de euros era responsabilidad derivada de la actuación de aquellas personas que con su vandalismo boicotearon la construcción, ocasionando gastos añadidos en seguridad, retrasos y otros imprevistos económicos.

Ni parecen haber bastado dos sentencias firmes, una por cada carretera, que anularon las resoluciones posteriores del ex consejero socialista Carbonero, que modificó de forma sospechosa las concesiones en contra de los informes de sus propios técnicos. Resoluciones que, de no ser anuladas, habrían supuesto un sobrecoste de más de 100 millones de euros para las arcas públicas. ¡Ahí sí que huele mal la gestión política!

¿Qué las carreteras han costado dinero? Claro que sí.

¿Qué hay que reclamarlo? También.

Si la ex ministra socialista Magdalena Álvarez no hubiera rescindido unilateralmente los convenios estatales para financiar las obras, tampoco tendríamos este problema.

Pero seguimos pleno tras pleno con propuestas caprichosas de la izquierda, para continuar rebuscando inútilmente en actuaciones cerradas judicialmente, gastando tiempo y dinero, y haciendo de aprendices de fiscales; en vez de centrarse en gobernar y en resolver los problemas de la gente.

Pese a ello, nosotros seguiremos presentando propuestas parlamentarias cada semana para controlar los problemas del alquiler turístico, la saturación en los hospitales, los recortes educativos o proponiendo rebajas impositivas como en el Impuesto de Transmisiones –que por cierto el Pacto votó en contra-.

Aunque ya sabemos, esto va así. Cada loco con su tema.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.