María Teresa Campos recibe el alta hospitalaria

La periodista y presentadora de televisión María Teresa Campos ha recibido este miércoles 24 de mayo el alta hospitalaria, tras permanecer ingresada desde el martes 16 en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid con un cuadro de isquemia cerebral, según ha informado la Fundación Jiménez Díaz.

En declaraciones a los medios de comunicación, a la salida del centro hospitalario, la presentadora se ha mostrado agradecida con los periodistas.

“Muchas gracias. No quería irme sin agradeceros. Sé que habré estado fastidiándoos, todos los días ahí en la puerta”, ha afirmado, para después dar las gracias a la centro y a los neurólogos que la han atendido, entre otros.

Asimismo, María Teresa Campos, que ha sido dada de alta a las 13.30 horas, ha destacado el valor de la “rapidez” con que la recibieron y diagnosticaron. “Cuando me sentí mal, hubieron unas personas que me dijeron que podía ser ansiedad. Yo hice una campaña sobre el ictus y Gustavo se dio cuenta de que yo tenía una de las cosas que yo dije en esa campaña, campaña por la cual a Mediaset nos dieron un premio, y eso fue lo que hizo que yo este hoy aquí, que parezca que no me ha pasado nada, aunque me ha pasado mucho”, ha relatado.

“Como yo voy a hacer todos los ejercicios y todas las cosas que haya que hacer, yo espero que nos veamos pronto”, ha subrayado.

María Teresa Campos tiene 75 años y lleva décadas vinculada al mundo de la televisión, en concreto desde sus primeras apariciones en los años 80.

RAPIT

Uno de cada seis españoles va a sufrir un ictus a lo largo de su vida, pero, a pesar de la alta frecuencia de este episodio muchas personas aún no saben qué es y cuáles son sus causas.

Ríe, Alza los brazos, Parpadea, Intenta hablar, ¡Traslado!. El RAPIT es fundamental para tratar un ictus, la celeridad es fundamental. Cuando notamos algo extraño en la persona que tenemos delante, hay que pedirle el RAPIT: que sonría (boca torcida), que levante los brazos (descoordinación), que parpadee (los ojos giran, a veces de manera independiente), que hable (no le salen palabras sencillas, saben lo que quieren decir pero son incapaces), y ya tenemos que estar llamando al 112 alertando de un Código Ictus.

El ictus son un conjunto de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos que suministran la sangre al cerebro, se manifiestan súbitamente y equivalen a un infarto de corazón, pero en el cerebro.

Existen dos tipos principales de ictus. Son los ictus hemorrágicos o hemorragias cerebrales, que se producen cuando un vaso sanguíneo (vena o arteria) se rompe, y los ictus isquémicos o infartos cerebrales, que ocurren cuando una arteria se obstruye por la presencia de un coágulo de sangre. A menudo, este trombo se origina en el corazón y se desplaza hasta el cerebro, donde interrumpe el flujo sanguíneo.

Cuando se sufre un ictus, el daño cerebral adquirido puede ser irreparable y dejar secuelas graves, que repercutan de forma notable en la calidad de vida de los afectados. Después de un ictus, sólo un tercio de los pacientes se recupera totalmente, otro tercio queda con secuelas y otro tercio fallece. Además, el 25% de las personas que padecen un ictus puede morir durante los 30 días siguientes.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.