Adiós a Son Dureta, en pie desde 1955

El Consell de Govern se ha dado por enterado del inicio del procedimiento administrativo para contratar la redacción del proyecto básico y la dirección facultativa de las obras de derribo de una parte de los edificios del Hospital Son Dureta, cuyo coste es de 219.025 euros.

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Pilar Costa, ha explicado este viernes que el procedimiento está condicionado por la autorización definitiva de la Tesorería General de la Seguridad Social, que tiene la titularidad del antiguo complejo hospitalario.

El proyecto se centra en el derribo del edificio de Consultas Externas, el Hospital Materno-Infantil y el inmueble donde estaban la cocina y los vestuarios. La estimación del tiempo requerido para ejecutar el servicio es de 28 meses, divididos entre la redacción de la documentación necesaria para el derribo y la ejecución de la demolición.

Una vez finalizado el derribo, el nuevo proyecto de remodelación prevé construir un edificio rectangular de 35.000 metros cuadrados. La recuperación de Son Dureta permitirá disponer de 76.000 metros cuadrados de infraestructuras, 450 camas y 120 plazas residenciales.

Un poco de su larga historia

El hospital de referencia de Balears, el que fuera Hospital Universitario Son Dureta, comenzó a construirse en el año 1953 y se puso en marcha el 15 de septiembre de 1955, con Luis Zoreda Landeta como primer director, quien ocupó el cargo durante casi 20 años, hasta el año 1973.

El proyecto arquitectónico lo realizó el arquitecto Martín José Marcide, y recibió el nombre de Residencia Sanitaria Virgen de Lluc, así que en aquella época el centro era conocido popularmente como ‘la residencia’.

No fue hasta 1987 cuando pasó a denominarse Hospital Son Dureta, y desde el año 1992 se llamó Hospital Universitario Son Dureta (HUSD).

El centro sanitario nació con unas 150 camas hospitalarias y 150 trabajadores, lo que contrasta con las más de 900 camas y más de 4.000 trabajadores los últimos años.

Al principio, algunas plantas del hospital estaban vacías de enfermos, ya que estaban destinadas a residencia de enfermeras.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.