Ayuda social sí, pero con seriedad

Según estadísticas “fiables” (INE) del mes de Abril/17, en nuestra ciudad de Palma habitábamos 402949 personas y algún que otro despistado, contabilizándose un total de 21.537 de ellas paradas en edad de trabajar y si escribiera en mi página de Facebook, añadiría (Reflexiones Personales Políticamente Incorrectas e Independientes) algún que otro listillo, vividor y busca vidas, la inmensa mayoría de las personas, que pasan por esta situación, algunas recibiendo una escasa percepción, otras un subsidio derivado de su cotización anterior y una gran cantidad sin recibir nada, por haber agotado las ayudas públicas, precisan ayuda social de entidades privadas (de las públicas difícilmente), entiéndase sociales o ongs, a las que acuden por extrema necesidad.

Llevo tiempo colaborando en el tercer sector, he vivido y sigo viviendo, situaciones de personas desesperadas y de familias en riesgo de exclusión y que jamás habrían imaginado hallarse en la situación en la que se encuentran, he fundado, presidido y colaboro en entidades de este tipo y sin ayuda pública alguna, gracias a la generosidad privada y el sacrificio de otros, se ha llegado a muchas personas.

En el año anterior surgieron algunas asociaciones o grupos, por suerte desaparecidas la mayoría, montadas por individuos para vivir de ellas y solucionar con picaresca sus propias necesidades, restando credibilidad pública a las demás.

Lo cierto es que a las entidades valoradas y serias, el casi hoy 100% de las que existen, reciben peticionarios de ayuda social, que perciben ya de otras entidades y sea cual fuere el protocolo de concesión y seguimiento con el que operes, difícilmente se puede detectar esta situación lo cual impide ayudar a más personas por la duplicación.

Yo pregunto la razón por la cual no pueden cruzarse datos, por parte de estas entidades serias, sobre las personas a las que atienden y evitar “acaparamientos” de alimentos que algunos tiran, y llegar al fin y a la postre a más personas en riesgo. Y que no me digan que la Ley de Protección de Datos lo impide, porque este intercambio es factible. ¿Existen intereses ocultos para no hacerlo?

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.