Restauración pide poder mantener las terrazas y puestos de trabajo en el sector

Terrazas del Born de Palma. Foto: RESTAURACIÓN MALLORCA.
Imagen de archivo de las terrazas del Born

El borrador de la nueva ordenanza municipal de ocupacion de la vía pública del Ayuntamiento de Palma ha dado en toda la línea de flotación de la Asociación Restauración quien se ha apresurado a presentar una contrapropuesta a con la que pretenden salvar más de 500 negocios y 1.000 puestos de trabajo.

La propuesta presentada por el sector de la Restauración de Palma y a la que ha tenido acceso Mallorca Confidencial advierte “sobre las terribles consecuencias económicas que conllevaría para el sector del pequeño empresario y las nefastas secuelas económicas y sociales que sufriría la capital”.

En este punto, la Asociacion de Restauración ha fijado, según señalan “una serie de líneas rojas que se califican de insostenibles para los más de 700 asociados, sin contar a los bares, cafeterías y restaurantes no asociados, pero igualmente afectados”.

Estas líneas rojas las divide en diferentes apartados: toldos y paravientos laterales, agentes sociales, asociaciones de vecinos y comunidades de propietarios, criterios técnicos, horarios de ocupación, tasas y ordenanza consensuada con todos los partidos políticos.

Uno de los apartados en el que la asociación pone especial énfasis hace referencia al papel decisorio de los agentes sociales, las asociaciones de vecinos y las comunidades de propietarios. En este sentido, la asociación rechaza que se conceda poder de decisión “a determinados colectivos que no están facultados para ello”, lamentando con ello que dentro del concepto de agentes sociales “se de poderes a colectivos que implicará que se opongan por defecto a cualquier propuesta de mejora o incluso a la propia existencia de las terrazas”.

Asimismo, muestran su sorpresa porque el borrador de Cort conceda a las asociaciones de vecinos y comunidades de propietarios “la facultad de decidir sobre cualquier terraza”.

Ello implicaría que, en el caso de que se presenten denuncias vecinales, “se podría llegar a demorar el proceso de concesión de una terraza un tiempo indeterminado, puesto que van a denunciar por defecto. El artículo 29 es otro claro ejemplo ya que se solicita el requerimiento y obtención del permiso de la comunidad de propietarios”.

Otro de los aspectos que más ha encrespado a los restauradores tiene que ver con la instalación de toldos y paravientos laterales. Según especifica el borrador, la nueva ordenanza elimina cualquier referencia a los toldos.

La Asociación de Restauración presta atención sobre este asunto señalando que los empresarios “han realizado fuertes inversiones sobre los mismos, algunas de ellas superiores a los 20.000 euros”. La propuesta de Restauración se concreta en que Cort les permita mantener el uso actual de los toldos y que se les permita un plazo de amortización de 5 años y no de 2 años como desea Cort. Esta medida también afectaría a los paravientos.

Por si el borrador no fuese los suficientemente restrictivo, el mismo contempla nuevas franjas horarias, dividiendo éstas entre los meses de verano y de invierno, lo que, a juicio de los restauradores, carece de toda lógica. En concreto, actualmente, el horario establecido de ocupación de la vía pública era de ámbito general, de 8 de la mañana a 12 de la noche, ampliándose en media hora los viernes, sabados y vísperas de festivos.

Con el nuevo borrador, Cort apuesta por separar el año en dos semestres: uno de temporada de verano que comprende de mayo a octubre y un segundo de temporada de invierno que aglutina el resto de los meses del año, con horarios diferentes según los semestres. Esto, a juicio de los restauradores “es injusto” por lo que entienden que no deben ceder ante un sistema que les perjudica.

Lo mismo sucede con las tasas al considerar que el nuevo borrador contempla un incremento en las tasas del sector “con el objetivo de imposibilitar el acceso a la ocupación de la vía pública elevando su coste administrativo”.

La Asociacion de Restauración vuelve a solicitar al equipo de Gobierno de Cort “que haga público el estudio económico y fiscal que se hizo para determinar qué zonas pagarían un determinado pago y cuáles otro precio, estudio que nunca ha sido facilitado a la asociación”.

Por último la Asociacion de Restauración también hace hincapié en algunos puntos técnicos como son los criterios básicos necesarios para obtener la licencia y en el que proponen determinados cambios en el borrador ya que en caso contrario, señalan, muchas terrazas tendrían que cerrar y con ello “los miles de puestos de trabajo que generan”.

Entre estos puntos se encuentran divergencias sobre las distancias en la colocación de mesas y sillas, ampliación del espacio libre en las aceras para el tránsito de viandantes, distancias a paradas de taxis y autobuses y otros añadidos técnicos.

Los restauradores confían en que la ordenanza definitiva sobre terrazas no sea tan restrictiva como la presentada en el borrador de la misma.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.