Palma ¿ciudad amiga de los animales?

Muchos se estarán pensando el porque de esta pregunta, y es una pregunta que cualquiera que luche por la defensa de los animales podrá responder.

Nada más entrar el Govern del “Canvi” en 2015 en el Ajuntament de Palma con todas sus promesas y titulares en materia de protección animal hechas a bombo y platillo, declaran la ciudad de Palma como amiga de los animales y respetuosa con sus derechos.

Los colectivos animalistas se frotaba las manos ante una nueva legislatura que debía ser un cambio radical en el panorama de protección animal.

Tristemente dos años después las cosas siguen igual o peor, pero vayamos por pasos.

Se crea la regiduría de bienestar animal que debía ser la piedra angular por la defensa de los animales, pero en dos años sus medidas brillan por su ausencia.

Se promete la abolición de los toros en Palma, pero no se cumple al no tener competencias ( tampoco se estudió antes de prometer.)

Se acuerda y se vende a la prensa que se busca el fin del uso de los caballos de las galeras y que serán sustituidos los caballos por vehículos de época , pues ni se ha abolido esta explotación animal, ni se ha cambiado la ordenanza, ni se ha cambiado la parada de la calle Conqueridor, ni se pagan las infracciones, ni nada de nada.

Se acordó implantar el Sacrificio Cero en Son Reus, tampoco. Más medidas de concienciación para conseguir más adopciones, tampoco.

Se aprueba en 2013 la creación de la brigada de protección animal y cuatro años más tarde oídos sordos.

Se piden a través de los presupuestos participativos de Palma para 2018 la creación de la oficina de protección animal, ¿respondemos o no hace falta?

Y aún hay políticos que se preguntan el porque de cada vez una mayor abstención. La respuesta es clara: no cumplir las promesas. Y si la decencia estuviera presente en los ayuntamientos más de uno debería dimitir por mentir reiteradamente.

Guillermo Amengual, coordinador del área animalista de Esquerra Unida de les Illes Balears

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.