IB3, otra vez en el punto de mira

El jefe de departamento de producción de IB3 y un compositor y actor mallorquín relacionado con la cadena están siendo investigados en la operación para esclarecer un presunto fraude en los derechos de autor, en el marco de una investigación abierta en 2016 en el Juzgado número 2 de la Audiencia Nacional.

Según han confirmado fuentes de la investigación a Europa Press, estas dos personas no han sido detenidas. Tras prestar declaración han quedado en libertad y más adelante deberán declarar ante el Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

IB3 confirma que han requerido documentación

Además, en un comunicado, IB3 ha confirmado que dos agentes de la Policía Nacional han acudido esta mañana a la sede del ente autonómico y han requerido documentación.

IB3 ha afirmado que presta “total colaboración” con la investigación y que técnicos del ente han atendido a los agentes para preparar la documentación requerida y ponerla a disposición de las autoridades.

Operación policial

La operación policial incluye detenciones y registros en varias provincias. Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional se han personado en la sede de la SGAE y en varias televisiones de diferentes puntos de España para solicitar documentación por un presunto delito de corrupción entre particulares.

La operación desarrollada este martes está dirigida por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 y coordinada por los fiscales Vicente González-Mota y María Antonia Sanz, que han ordenado la irrupción en la sede de la SGAE. Hay al menos 18 detenidos.

La investigación no se centra en la SGAE como institución sino en determinados asociados que habrían participado en una trama de falsos arreglos musicales para emitirlos en programas televisivos de la franja nocturna.

En un comunicado, la Policía Nacional ha informado de que “determinadas televisiones” están siendo investigadas por “maximizar las ganancias que pueden obtener en concepto de retorno por parte de la SGAE”.

Para ello, programaban música de la que adquirían los derechos como contraprestación de su emisión bajo la fórmula de lo que se viene a denominar “música inaudible”.

El supuesto fraude consiste en la emisión de las obras como un fondo musical que no es percibido por el oído del televidente en ningún momento, si bien es declarado como música emitida para generar derechos de autor.

Esto permitiría que un grupo de autores y editoriales se enriquezcan de manera injusta, ya que, según la Policía, “perjudica gravemente al resto de autores que no pueden acceder a emitir su música sin prestarse a la cesión de derechos de sus obras”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.