Cort intensifica la fumigación para reducir la plaga de mosquitos

La plaga de mosquitos que asola diferentes barriadas de Palma, en especial el Pla de Sant Jordi, ha desbordado este año todas las previsiones fundamentalmente por la intensas lluvias que se han producido meses atrás y  la fuerte ola de calor que está padeciendo Palma estos últimos  días. La combinación de estos dos letales factores ha provocado que los vecinos de Sant Jordi hayan puesto el grito en el cielo ya que, según relatan, la plaga de mosquitos les impide tomar un aperitivo en una terraza tras la caída del sol y los niños no pueden entrenar en el campo de fútbol debido a las nubes de mosquitos. El Ayuntamiento de Palma ha intensificado la fumigación en esta zona con el objetivo de  reducir la plaga.

La edil de Sanitat y Consum en el consistorio palmesano, Antònia Martín, ha adelantado que ante la actual situación creada por la plaga de mosquitos en el Pla de Sant Jordi “ayer mismo la empresa que gestiona el tratamiento de plagas, estuvo realizando en la zona  un tratamiento adulticida y esta mañana se estaba efectuando otro tratamiento larvicida”.

La edil apuntó que “se está trabajando durante toda la semana en el Pla de Sant Jordi”, al tiempo que subrayó que “uno de los problemas es la existencia de balsas de agua en determinadas fincas privadas del Pla de Sant Jordi, por lo que estamos en contacto con los propietarios de estas fincas privadas para que colaboren y nos ayuden a reducir la proliferación de los  mosquitos”.

En este sentido, el presidente de la Asociación de Vecinos Pla de Sant Jordi, Lorenzo Salas  explicó ayer a Mallorca Confidencial que el principal problema de la proliferacion de mosquitos en la zona “se debe a la presencia de balsas, charcas y humedales existentes en las cercanías de la depuradora de Palma, lo que constituye un verdadero caldo de cultivo para que los mosquitos se desarrollen”.

El presidente vecinal  también explicó que “actualmente la plaga de mosquitos es de tal intensidad que no se puede estar en las terrazas a la caída del sol y los niños no pueden entrenar en el campo de fúbol debido a la nube de mosquitos existente”.

Por último, Antònia Martín recordó que “ya el pasado mes de mayo realizamos un tratamiento de fumigación por medio del helicóptero fumigando toda la zona”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.