El alcalde del 8%

Antonio Noguera es ya Alcalde de Palma. En las últimas elecciones municipales celebradas en Palma, la lista del MES-APIB que él encabezaba fue la tercera en votos obtenidos, tras las candidaturas del PP y PSIB-PSOE. Consiguió, más concretamente, 23.831 votos sobre un censo electoral de 286.177 potenciales votantes. Dicho en otras palabras, el recién elegido Alcalde de Palma fue votado por el 8,3% de los palmesanos con derecho de voto.

Bajo nuestro sistema electoral no cabe duda de la legalidad de su investidura, siendo más discutible la legitimidad de su logro cuando representa una ideología manifiestamente minoritaria en nuestra ciudad, que él mismo ha definido como ecosoberanista.

Sin embargo, más allá de su propio ideal político, el primer gran error que ha cometido como principal regidor es precisamente pretender poner en práctica su minoritario ideario tan alejado del sentir mayoritario de sus conciudadanos, apartándose descaradamente de un perfil más institucional más acorde con su reducido apoyo popular.

Su primera manifestación de intenciones no puede ser más grandilocuente: acabar con el negocio del turismo en Palma.  Más allá de que no conseguirá, afortunadamente, su propósito, en tanto que la libertad de circulación (de viajeros) y de empresa está legal y constitucionalmente garantizada por nuestro Ordenamiento jurídico y vigilada por las instituciones de la UE, y que urbanísticamente cualquier intento de limitar los usos relacionados con el turismo llegará tarde (sin perjuicio de su legalidad o no), lo que contiene ese interés es consagrar una minoritaria turismofobia que contradice los intereses y deseos de la gran mayoría de los palmesanos, lo cual nos conduce nuevamente al debate de su legitimidad.

En este quehacer del Alcalde Noguera, será interesante comprobar la actuación del PSIB y del nuevo regidor de Urbanismo, el exalcalde Hila, ya que únicamente a través del instrumento urbanístico podrá Noguera limitar los usos turísticos o la suspensión de licencias (que en modo alguno afectaría a los proyectos ya presentados, que no son pocos). Recordemos que en los últimos días de su mandato el Alcalde Hila citó como uno de sus logros el aumento de la creación de empleo en Palma en los últimos dos años, obviamente debido al alargamiento de la temporada turística, la consolidación de la ciudad como demandada city-break durante la temporada baja, y como no, el mal llamado alquiler turístico (que en el caso de Palma es mayoritariamente alquiler de temporada (solo alojamiento) y no alquiler turístico (alojamiento más servicios complementarios).

De modo que, como conclusión, apostaría que cuando Noguera deje su trono de aquí a dos años el alcalde no solo no habrá conseguido su objetivo de acabar con el negocio turístico sino que nuestra ciudad contará con más plazas hoteleras, el alquiler a los turistas seguirá en auge, y en los días nublados persistirán los atascos circulatorios.

Al fin al cabo, con un 8% de apoyo poco puede hacerse frente a la libertad del resto, confirmándose nuevamente que en el contexto en el que vivimos en el marco de la UE la fuerza de la izquierda se reduce a su palabrería y determinados actos fuera de la esfera de la economía, o sea, una gran mentira.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.