El muelle contaminante

La semana pasada, nos enteramos todas y todos de que la ampliación del muelle de poniente de Palma se estaba llevando a cabo utilizando escorias de Son Reus para sedimentar la ubicación de la ampliación. Esto evidentemente conlleva lo siguiente:

1. Dicha sedimentación ha provocado la proliferación de plásticos en lugares cercanos a las obras, esto evidentemente es un grave atentado contra el medio ambiente, ja que todos sabemos que las escorias de la incineración no genera una combustión total, para ahorrar costes.

2. Esta proliferación ataca directamente al medio marino del que se sustenta toda la economía autonómica, ya que las praderas de posidónea oceánica generan la calidad de nuestras aguas que tantos turistas atraen.

3. Por tanto la ampliación del dique que pretende poder albergar más capacidad de recursos y turistas para fomentar el turismo, entran en contradicción con el mismo objetivo.

4. El despliegue de estas escorias libera en suspensión, micro partículas que pueden ser gravemente perjudiciales para la salud humana.

Por todo ello necesitamos replantear a donde queremos ir, no podemos seguir el sendero del crecimiento ilimitado. Es una paradoja pensar que podremos crecer, crecer y crecer, sin más sabiendo que los recursos de nuestra comunidad son finitos incluido el territorio, por tanto no podemos ganar metros al mar echando basura, por muy quemada que este. Por todo ello me gustaría recuperar un lema muy conocido para concluir esta humilde y corta opinión.

Qui estima Mallorca no la destrueix!

Juan José Martínez Riera, geógrafo y coordinador general d’Esquerra Unida de les Illes Balears.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.